“Todos somos macacos”

Bastó un acto irracional de un racista para que el mundo, no solo del fútbol, sino a nivel general, rechace frontalmente esas actitudes bárbaras que siguen persistiendo, lamentablemente, hasta nuestros días. “Minuto 75 en el estadio de El Madrigal. El equipo local, el Villarreal español, se enfrenta al F.C. Barcelona.

Cuando el lateral Dani Alves se dispone a ejecutar un saque de esquina, un aficionado lanza una banana al campo. El brasileño no lo duda y se come una porción rápidamente mientras toma impulso y saca, aún masticando”. Esa acción, que es un claro ejemplo de rechazo a los racistas, fue copiada inmediatamente por otras figuras mundiales del balompié e incluso por famosos de toda clase que aparecieron en las redes sociales, tomados de una banana siendo parte de una campaña viral en contra del racismo en el fútbol. Fue sólo una cuestión de horas. “Ser un #Macaco en rechazo al racismo” es la campaña que se extendió por el mundo. Incluso en nuestro país y región se han manifestado de esta forma para decir basta a las actitudes racistas que se pensaba habían quedado en el pasado. Retomando el gesto del futbolista Alves, y ratificando nuestro rechazo a todo tipo de racismo, también nos sumamos a la campaña “Todos somos macacos”. Basta de racismo.