Todo el sabor de la carne argentina

Ibarra. Para los amantes de un buen plato de carne no hay nada mejor que el olor de un asado. Ese aroma que genera un abanico de sensaciones es lo que precisamente Chorigol ofrece a sus clientes a nivel nacional y como no podía ser de otra forma, también para los ibarreños.

Experiencia. Este lugar no solo vende deliciosos platillos de carne sino que se trata de toda una experiencia.

Desde el momento que ingresas a su local la calidez del personal que labora allí te hace sentir a gusto. Posteriormente la carta presentada muestra cada una de las opciones y como es de esperarse, la decisión es difícil pues apetece degustar todo.

Allí es cuando el personal explica las características de cada corte de carne con la finalidad de que sea más fácil esa decisión. Lo que viene después es una explosión de sabor que te transporta mentalmente a Argentina, la cuna de los asados y, sumado a un ambiente agradable, la mezcla es perfecta.

Un éxito total. Esta idea nación de Carlos Montesdeoca, dueño de la franquicia que llegó hace varios años atrás a Ecuador desde su natal ciudad de Rosario, Argentina. Durante mucho tiempo hicieron chorizo artesanal en casa para sus asados y parrillas que destacaban por el buen sabor. Cuando sus hijos crecieron querían trabajar en algo y fue así como buscaron un negocio familiar.

Inició como un negocio pequeño, con una parrilla afuera del local y se dedicaron a vender “sensaciones y sabores”.

Lo importante es que la gente pudiera oler y ver lo que hacían para que sientan esas ganas de probarlo. “Hicimos esto replicando como son muchas parrillas de barrios argentinos. Allí ves y elegís el tipo de carne que querés comer”, recuerda Carlos sobre los inicios de este exitoso negocio.

Ventas y fuentes de trabajo. El éxito fue tal que iniciaron con 10 kilos de chorizo semanales y 20 kilos de carne.

Rápidamente se transformó en 200 kilos de chorizo y 1 500 kilos de carne.

Hoy, el promedio de ventas de casi 3 mil kilos semanales de carne y 1 mil de chorizo.

Es así como ahora con 20 locales a nivel nacional brinda fuentes de trabajo para aproximadamente 120 familias de forma directa. Además a grupos familiares, emprendedores, entre otros, que se benefician por ser proveedores.

Rolando Navarrete, dueño de la franquicia Ibarra, junto a Carlos Montesdeoca, mentalizador de Chorigol en Ecuador.