Tips para una buena compra

altDe repente aparecieron equipos con discos rígidos, tarjetas de memoria, con resoluciones diferentes, entre otras, y surgió la duda: ¿Cuál elegir? Cada una tiene sus ventajas y desventajas pero aquí una información general de gran utilidad.

*Probar antes de comprar.  Un equipo puede ser tentador por sus características y su precio, pero el factor decisivo es que nos sintamos cómodos al usarlo. Conviene siempre probar esta clase de dispositivos antes de decidirse.

*Lente, no megapíxeles.  Cualquier cámara actual de fotos tiene suficiente resolución para imprimir en papel de 20 por 30 centímetros. Hoy es más importante la calidad del objetivo. Sin una lente de marca reconocida o al menos reconocible (este dato aparece en el anillo del objetivo), la calidad de la imagen puede verse seriamente afectada. Es uno de los motivos por los que las fotos de los celulares nunca son tan buenas como las de las cámaras.

*Sensibles pero no tanto.  Por ahora, los sensores de imagen de cámaras y filmadoras, llamados CCD (por Charge-Coupled Device), operan mal en condiciones de iluminación pobres.
Muchos modelos proclaman sensibilidades de hasta 3200 ASA, pero en general solo están disponible para resoluciones bajas (3 MP o menos) y el resultado nunca es comparable con las fotos tomadas con poca luz usando película tradicional.
Es más importante que una cámara digital saque fotos decentes al máximo de su resolución y con luz ambiente sin flash a que ofrezca altísimas sensibilidades. Las filmadoras trabajan a una resolución mucho menor, así que conviene elegir una capaz de grabar con poca luz, si vamos a usar esa función.

*Pantalla.  Muchas cámaras de fotos ya no traen ocular óptico, sino que debemos usar siempre la pantalla para encuadrar. Si no es lo bastante grande y luminosa, a pleno sol nos veremos en figurillas para sacar buenas fotos. Así que no es mala idea pedir que nos demuestren la luminosidad de la pantalla, que debe ser de no menos de 2,5 pulgadas.