Denuncian compra irregular de tierras en la Cascada de Peguche

OTAVALO.- Comuneros de la parroquia Eugenio Espejo, denunciaron anomalías en el sector de la Cascada de Peguche, sitio donde hace algún tiempo, una moradora de la zona, Miuri Lema, habría comprado unas tierras que colindan con la cascada, despojando inmediatamente a comerciantes de sus puestos de ventas que estaban al interior del lugar.

El tema ha generado polémica, no sólo por la pérdida de estos lugares de trabajo, sino porque las tierras adquiridas por Miuri Lema estarían adentro de un área protegida, según manifestó Chiri Lema, vicepresidente del Pueblo Kichwa Otavalo, y comerciante afectado por la pérdida de uno de los puestos mencionados.

“Hace 10 años decían que no se podía vender estos terrenos porque están en un área protegida. Más específicamente en el año 1995 hicieron esta declaratoria. Sin embargo, hace un tiempo la señora compra este terreno de aproximadamente una hectárea y media por USD 40 mil. Este terreno va desde el límite del río que forma la cascada hasta el Parque del Cóndor. Vino incluso con sus escrituras. El señor Germán Perugachi del Municipio nos dijo: “aquí no se podía comprar estos terrenos”. Nosotros estamos esperando que la comunidad se pronuncie”, dijo Lema.

Por si fuera poco, adicionalmente a estos inconvenientes, el malestar en los moradores de las comunidades aledañas a la cascada, sobre todo de aquellos que trabajaban en los senderos de la misma, se debe a que la nueva “propietaria” de esas tierras habría colocado algunos puestos de ventas en el lugar, los cuales generan cantidad de basura.

“Es muy penoso ver la basura de lo que ellos venden, regada por todo lado. No están limpiando. Nosotros anteriormente, cuando todavía teníamos nuetros puestos de ventas ahí, limpiábamos siempre los desperdicios que la gente arrojaba, pero actualmente que ya no estamos, ya no se realiza la limpieza”, agregó Chiri Lema.

Es importante indicar que fuera de los límites de la propiedad en cuestión, Lema junto a varias familias de las comunidades cercanas, cuentan con un emprendimiento que ofrece a los turistas, entre otras cosas, comida. No obstante, sus ingresos, al igual que de sus compañeros, se han visto mermados por la pérdida de sus otros puestos al pie de la cascada.

A decir de Hilda Males, moradora de la comunidad de Pucará Alto, en época de carnaval del año 2019, cuando Miuri Lema estaba en proceso de adquirir las tierras, habría estado cobrando entradas a la cascada, poniendo un límite al libre tránsito en uno de los senderos que conducen al lugar.

“50 centavos tenían que pagar los turistas que venían a la cascada por ese sendero. Vino la comunidad Faccha Llakta con la Policía Nacional porque muchos de los visitantes se fueron a quejar diciendo que les cobraban afuera y adentro. La gente que nos conoce, porque trabajábamos como unos 5 años ahí, nos reclamaban, que cómo es posible que ahora les cobremos para pasar al otro lado, pensando que éramos nosotros los que cobraban, cuando era ella sola”, expresó Males. Los afectados esperan la intervención de las autoridades en este caso.