Tiene la esperanza de caminar

IBARRA. A la corta edad que tiene Marcelino su vida ha sido una tragedia, la que instituciones como Cristo de la Calle y la Fundación Prótesis para la Vida quieren mejorar.

 Drama. Su mal empezó en su concepción pues su madre es alcohólica y su padre es drogadicto.
Marcelino Hermin Algulo Mascuase, de seis años tiene discapacidad física en un 40%.

De acuerdo al control médico realizado en el Instituto de Salud Familiar  San Miguel presenta un diagnóstico de desnutrición, distrofia osteomuscular, discapacidad motora y maltrato infantil.  
 
Mal formación. El niño por provenir de un hogar disfunsional, sus días transcurrían en las calles de San Lorenzo donde para sobrevivir y ayudar en su casa pedía caridad.
Debido a la mal formación que el niño tiene en sus piernas hace que tenga que arrastrarse en el piso en lugar de caminar.
Para remediar este mal Marcelino necesita una operación, para posteriormente con ayuda comprometida  de la Fundación Prótesis para  la vida, administrada por Luis Gutiérrez, le puedan colocar las férulas termoplásticas que le permitirán caminar por primera vez.

 Su vida. Hace aproximadamente un año Marcelino llegó de San Lorenzo hasta la casa de su hermana de 16 años que vive en Alpachaca.
La hermana de Marcelino tiene de dos hijaltos de 2 y 1 años de edad.
Marcelino desde pequeño hasta la actualidad se encontraba privado de su derecho a la educación, pero gracias la trabajo de la Fundación Cristo de la Calle, ha sido insertado en nivelación escolar.
La enfermedad actual del niño es discapacidad osteomuscular, la que según Luis Gutiérrez, administrador de la Fundación Prótesis para la Vida, se mejorará con una operación.
Los padres de Marcelino actualmente viven en San Lorenzo, el padre del niño tiene 61 años no tiene ninguna instrucción y se dedica a pelar granos en la estación del tren de San Lorenzo., mientras que la madre 41 años de edad tampoco tiene ninguna instrucción y tiene discapacidad física.

 Ayuda. Marcelino, con una mirada angelical, inspira admiración, pues su discapacidad no le impide ser un niño travieso y alegre como cualquier niño de su edad.
Las personas que deseen ayudar a Marcelino pueden comunicarse con la Fundación Cristo de la Calle a los teléfonos 2605-699 o a la Fundación Prótesis para la vida está ubicada en la calle 17 de Julio y Aurelio Espinosa Pólit.
 Atiende de 08:00 a 12:00 y de  14:00 a 16:00.
Mayores informes al teléfono de  la Fundación al 06 2959- 241.