Testimonio: El alcohol casi termina con su vida

pag 29A sus 18 años Cristina, nombre protegido, tuvo un cambio radical en su vida, ella tuvo problemas de alcoholismo. Hoy nos habla satisfecha  de sus logros y de cómo superó este mal rato.

Historia.- Cristina tiene 23 años, hace siete años cayó en un problema de alcoholismo. Cuando entró a la universidad, decidió probar alcohol por primera vez. ‘Pienso que salir de estos problemas no es fácil, me considero una guerrera porque estar dentro de ese mundo es algo que no deseo a nadie, pasé muchas cosas feas y dolorosas pero gracias a mi familia especialmente a mi madre pude salir de esto y ahora estoy sana’.
Ella asegura no hay culpables por haber ingresado en este mundo, Cristina piensa que sus salidas todos los fines de semana pudieron ser la causa de este problema ya que a cada fiesta que asistía era para emborracharse. Poco a poco empezó a embriagarse cada vez más seguido, su madre le aconsejaba e incluso le castigaba para que no saliera de su casa pero esto era inevitable ya que siempre se escapaba. ‘Ya no dependía de mí, aveces no sabía ni porque tomaba, le hice mucho daño a mi madre, de todo lo que pasé de lo que más me arrepiento es de haberle tratado mal a mi mamá’, relata.
Cristina tomó la decisión de irse de  casa porque pensó que todo marcharía bien sin su madre y su familia. ‘Me sentía sola pero solo quería beber mucho ya que  estando en ese estado me sentía bien y me podía olvidar de lo que me hacía daño, incluso dejé la universidad, y mis amigos se iban alejando, casi termino con mi vida porque  veía que ya no había sentido estar aquí’.
Cristina pasó muchas cosas negativas en todo este proceso pero gracias a su lucha constante por salir adelante y el apoyo que tuvo de sus familiares pudo recuperarse y salir de este mundo, estuvo internada en un centro de recuperación en Quito por un largo tiempo, ahora agradece a Dios por este nueva oportunidad de vida.