Terminal terrestre, una necesidad imperiosa

p6f1OTAVALO.  La terminal de la ciudad es una obra de vieja data. Una infraestructura necesaria para el cantón.

Características. Un parqueadero de  mil 800 metros cuadrados acoge a decenas de autobuses de las cooperativas Lago, Otavalo, 8 de Septiembre e Imbaburapak.  Un moderno rótulo, junto a una fila de quioscos advierte que es la terminal.

 Necesidad imperiosa. Lite-ralmente la terminal es la puerta de entrada a una ciudad. Por ello la necesidad de un nuevo local. De este sitio salen los viajeros a Quito, Ibarra y todo el cantón otavaleño.

Sin esperanza. Para este año la prioridad municipal, es la construcción del nuevo estadio en Carabuela y el Mercado 24 de Mayo en el barrio El Batán. En esta última se encuentran trabajando.

Reacciones. “De terminal solo tiene el nombre. Esto es un parqueadero grande”, comenta Alfonso Ramírez vendedor de ambulante quien pernocta entre 3 y 4 horas en el sitio. La premisa de Ramírez no es errada. El terminal de Otavalo se encuentra en un parqueadero de 1800 metros cuadrados.  María Vilma Criollo, tiene 68 años y desde hace 45 se dedica a vender comida. “Antes de venir hasta esta terminal, trabajábamos en el parque de los caballitos.”