Termina primera fase del proyecto ‘Ibarra Vive Segura’

Ibarra. En todo el país hay más de cuatro mil cámaras de vigilancia que envían capturas de video a centros de monitoreo donde las grabaciones son examinadas por policías y el servicio de inteligencia. Este sistema en Ibarra va tomando forma y cada vez más es un aliado de los habitantes de barrios centrales y periféricos. El proyecto que impulsa desde el 2017 el Municipio de Ibarra denominado ‘Ibarra Vive Segura’ continúa.

Ese programa consiste en las instalaciones de ojos de águila en puntos críticos.

Jorge Camués, coordinador de Seguridad Ciudadana del Gobierno Municipal, aseguró que hasta el momento se han instalado 19 ‘ojos’ o sensores en barrios o sectores.

“El objetivo es marcar el diagnóstico de inseguridad en el sector. Identificamos los problemas y trabajamos con los entes de control. La Policía Nacional es aliada en esta labor”, dijo.

La última cámara que se instaló fue en el barrio Ciudad Blanca, ubicado en las calles Chorlaví y Rafael Carvajal.

Robert Sanpedro, presidente de esa zona dijo que el sueño de contar con este equipo se hizo realidad. “Durante 15 años el problema de consumo de drogas, alcohol, robos y la formación de pandillas ha sido latente en ese sitio, pero gracias a las autoridades podemos estar más seguros con esta cámara. Al ver ese dispositivo los sujetos desalojan el barrio inmediatamente”, dijo Sanpedro.

La cámara que empezó a funcionar de forma inmediata estará anclada para investigación directa con la Policía Nacional.

Para concretar esa instalación se realizaron varias reuniones con los moradores pero sobre todo se ejecutó una investigación para detectar los índices delictivas. Ahora los habitantes de esa zona podrán dormir tranquilos.

Tres dispositivos más de ese tipo se instalarán en Ibarra. Una de ellas será en el barrio La Primavera (Diego de Almagro y Calcuta).

Se conoció que hay una segunda etapa de colocación ‘ojos de águila’. El número de esos equipos llega a 15 que se armarán desde el 14 de mayo en barrios como San Miguel, La Campiña, Yuyucocha y Caranqui.

Otros puntos con cámaras. Las vías de mayor congestión fueron tomadas en cuenta por este programa. Están las calles Sánchez y Cifuentes, en las intersecciones Olmedo y Colón, mercado Amazonas ( Pérez Guerrero y Sánchez y Cifuentes). Los parques y plazas también cuentan con esa vigilancia. Por ejemplo están: La Merced, Pedro Moncayo, Germán Grijalva, Francisco Calderón y San Agustín.

Derrocamiento. En otro sector de la ciudad y esta vez con maquinaria pesada y con efectivos de la Policía Nacional se emprendió al derrocamiento de un inmueble abandonado.

Esa casa estaba localizada en las calles Puyo y Cuenca en Azaya. En el operativo no solo encontraron basura, botellas de licor y maleza, sino que también a un sujeto que dormía.

Otras viviendas localizadas y listas para derrocar están en la Isla Fernandina y en el estadio de Azaya.

Los dueños de esos sitios huyeron de sus hogares por temor. De eso se aprovecharon los delincuentes y se apoderaron de esos inmuebles.

Según estadísticas del proyecto ‘Ibarra Vive Segura’ hasta el momento se derrocaron 19 casas en localidades como: Alpachaca, Azaya, Pugacho, El Priorato, Caranqui, ciudadela del Gobierno Provincial y El Milagro.

Este trabajo también inició hace dos años.

“Los propietarios se comprometen en realizar un cerramiento general. Los dueños ya no pueden ingresar porque la delincuencia les tiene amenazados. Allí entra la Policía Nacional. Nosotros dejamos limpios los terrenos”, dijo Camués.

Este fue el último inmueble derrocado ubicado en el sector de Azaya.
Miembros de la Policía Nacional custodiaron el trabajo del derrocamiento.