Tensión laboral

Está a punto de terminar diciembre y para muchos es un mes de tensión laboral. Tanto empresas públicas como privadas sacan a la luz las nóminas de empleados que dejarán de pertenecer a las instituciones. Sin duda que perder el empleo en esta temporada genera más ansiedad y ante eso no se puede tapar el sol con un solo dedo. Pero en este año no fue necesario esperar a diciembre para ser notificado. A inicios de la temporada las desvinculaciones masivas que respondieron, según el gobierno nacional, a la aplicación de una política de austeridad impuesta por la “la situación económica que atraviesa el país” se cumplieron. Al final del año cerca de 25 000 funcionarios públicos fueron despedidos, dentro del proceso de optimización y reducción del Estado que el Estado implementó. Este sector fue el más perjudicado. Lo cierto es que la palabra ‘austeridad’ sonó todo el año, pero no ha sido acatada al pie de la letra.