09-01-2019 | 10:36
(I)

Trucos para acelerar tu metabolismo y tener más energía

Siempre es posible modificar nuestro metabolismo y hacer que trabaje con nosotros y no en nuestra contra para conseguir bajar de peso.

Ibarra. Una masa muscular óptima y un bajo porcentaje de grasa se consigue con el aporte diario del número de calorías necesarias, es decir, ingiriendo la cantidad de alimento suficiente. Te mostramos cómo acelerar tu metabolismo, para tener más vitalidad, más ganas de moverte y consumir más calorías.

El desayuno. La nutricionista Andrea Valenzuela enfatiza mucho en este primer punto. Desayunar despierta tu metabolismo, con lo que gastas más calorías a lo largo del día. Con un buen desayuno le estás dando a tu cuerpo todo lo que necesita para restablecerse tras el ayuno nocturno y tienes menos hambre el resto del día. Al mantener constantes los niveles de glucosa e insulina, puedes resistirte a todas esas tentaciones cargadas de grasa y calorías.

Té verde. Esta bebida es conocida por sus propiedades antioxidantes, pero también se ha descubierto recientemente que ayuda a acelerar el metabolismo y, con ello, a perder peso rápidamente.

Investigadores de diversas universidades han realizado estudios con varios grupos de gente para determinar los beneficios de esta infusión. Uno de los resultados obtenidos fue que quienes incorporaron el hábito de tomar té verde bajaron de peso con mayor rapidez que los demás, debido a que facilita la oxidación de la grasa y la termogénesis.

La cantidad ideal son 5 tazas de té verde al día, con lo que se incrementa considerablemente la energía del cuerpo con apenas 90 calorías. “Pero tampoco hay que abusar de esta bebida y mucho más con otro tipo de sumplemetos como pastillas ya que se ha evidenciado últimamente que el abuso podría ser perjudicial e incluso llevar a la muerte”, dice la experta.

Omega 3. Ya sabemos que comer pescados ricos en ácidos grasos omega 3 (como el salmón o atún) acelera tu metabolismo, además de regular los niveles de azúcar en sangre y reducir otros problemas como la inflamación. Pero algunos estudios han comprobado que estos ácidos grasos también ayudan a reducir la resistencia a la leptina, una hormona que facilita la pérdida de peso.

En caso de que no te guste comer pescado o prefieras otras alternativas, puedes agregar un complemento diario de omega 3 que contenga entre 1,000 y 2,000 miligramos o algunos frutos secos para obtener los mismos beneficios.

Ten cuidado. Tenemos la idea de que quienes eliminan más calorías de su alimentación logran bajar de peso más fácilmente.

Aunque esto puede ser cierto al inicio, cuando nuestro cuerpo se da cuenta de que le damos menos calorías comienza a acumular grasa para incrementar sus reservas de energía. Por ello, comer más acelera tu metabolismo, siempre y cuando elijas alimentos sanos y que aporten nutrientes.

Más comidas al día. También es importante que no pases largos períodos de ayuno. Lo ideal es comer 5 veces al día (300 calorías cada vez), en lugar de hacer dos comidas demasiado abundantes o de alto valor calórico.

“Esto es algo que hay que prestar atención. Muchos piensan que deben pasar hambre para poder comer menos y bajar de peso pero en realidad esta es una equivocación fatal pues lo que se conseguirá es todo lo contrario. Si quieres que tu metabolismo esté siempre trabajando entonces lo que hay que hacer es darle comida más seguido, en menos cantidad y sobre todo saludable”, dice la especialista.

Carbohidratos. Los carbohidratos son la mejor fuente de energía, pero no los tienes que eliminar de tu dieta. Toma alimentos ricos en carbohidratos de índice glucémico bajo, los más ricos en fibra (cereales integrales, arroz integral, verduras, hortalizas, frutas, etc.), evitando los de índice glucémico alto (azúcares, dulces, pastas, patatas, zanahorias, pan, etc.), estos últimos de vez en cuando.

$!Trucos para acelerar tu metabolismo y tener más energía
distintas intensidades
La próxima vez que realices ejercicio (caminar, nadar, correr, etc.) añade algunos intervalos de 30 segundos en los que aumentes la intensidad y luego regresa a la intensidad normal. Estos ligeros cambios harán que tu cuerpo consuma más energía, fortalece considerablemente la capacidad de las células para regenerarse y las ayuda a tener una mayor oxigenación. Estos intervalos los puedes añadir a cualquier deporte.