08-08-2019 | 15:44
(I)

Artistas ecuatorianos exhibirán obras por la salvación de la naturaleza

Quito. Un grupo de artistas ecuatorianos exhibe desde este jueves en Quito la muestra “Mágica Naturaleza”, una colección de imágenes en pintura y fotografía con la que buscan que el público reflexione sobre la frágil relación entre el ser humano y el medio ambiente.

Gabriela Ordóñez, coordinadora de la sala “Juan Villafuerte” del Ministerio de Cultura en Quito, donde se presentará la muestra, indicó a Efe que con esta se busca enviar un mensaje “de respeto hacia nuestro entorno, de donde vivimos y a maravillarnos con la naturaleza que es nuestra madre”.

Se trata de una exposición hecha “con mucha pasión, con mucha voluntad”, agregó Ordóñez tras informar que la muestra es completamente gratuita para el público, que podrá comprar las obras de los artistas.

La exhibición se enmarca dentro del Día de la Cultura Nacional de Ecuador y del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se celebran el 9 de agosto, y se extenderá hasta el próximo día 30.

“Mágica Naturaleza” reúne las obras de “siete creadores, siete amigos”, según Antonio Escobar, uno de los artistas unidos por “ese afán de proteger a la naturaleza”.

“El mundo está atravesando un momento muy difícil en el que la economía está sobrepasando a la parte humana y el bolsillo (codicia y avaricia), lamentablemente, es el primer enemigo” del ser humano, añadió.

Uno de los puntos fuertes de la obra, según Ordóñez, es que “se han unido estas siete voluntades, siete artistas de diferentes edades y localizaciones con un único” objetivo, concienciar a la gente de la importancia de preservar el medio natural.

En este sentido, cada uno de los artistas contribuye con su propio estilo, con sus propias técnicas, de manera que en la exposición se incluyen distintas artes pictóricas, como obras realizadas en óleo sobre lienzo, que llevan al observador a una alegoría onírica de la relación entre la mujer y la naturaleza.

También se puede apreciar la fotografía ampliada de flores silvestres de Escobar, que suponen pequeñas muestras de los tesoros que ofrece la flora ecuatoriana e invitan al público a deleitarse con el planeta en el que vivimos.

“Nuestro planeta es una belleza, algo divino, cada cosa, cada flor, por pequeña que sea es un mundo y eso se nos aplica a los seres humanos, que somos el animal más joven y a la vez más destructivo”, asegura el artista, que cuenta con más de 35 años de trayectoria.

Por su parte, la coordinadora de la sala de exposición explicó que la muestra es un llamado a “pararle los pies al extractivismo (minería y petróleo), a cuidar de la naturaleza, a salvarla y sanar el entorno con amor”.

“En mi opinión, el arte por el arte no existe, siempre hay una intencionalidad. Todo artista refleja un mundo concreto y, en esta exposición, yo leo un grito, un llamado a defender esta naturaleza que nos cobija, que nos ha visto nacer”, añadió Ordóñez.

En este sentido Antonio Escobar remarcó que en algún momento los políticos de Ecuador tienen que entender que la biodiversidad en el país andino “es un privilegio en el mundo” y que su “principal fuente de ingresos debería ser el turismo”.

Pero, según el fotógrafo, “poco se puede hacer en el momento en que estamos viviendo. Lamentablemente, los intereses de unos pocos llevan a un irrespeto por la naturaleza. Si no respetamos al mismo ser humano, indudablemente poco nos interesa respetar a los animales, las flores o al resto de vida que tenemos en el mundo. Es triste lo que estamos pasando”, se lamentó.