Temazcal, un rito para sanar el alma

Cuenca. Un lugar rodeado por la naturaleza es el sitio propicio para un ritual de temazcal, ese baño de vapor que acostumbraban realizar los pueblos antiguos como parte de sus ceremoniales de sanación.

Rito. El temazcal es un rito a las cuatro puertas porque se reza a la tierra, al agua, al fuego y al viento. En el temazcal se trabaja en dos aspectos: el físico, pues es desintoxicante porque se suda, se eliminan fluidos del cuerpo y se limpia el sistema linfático.

Y además psicológica y mentalmente, es una forma de terapia, para curar fobias, temores, adicciones o sanar las relaciones familiares, explicó el experto.

La ceremonia del temazcal tiene una duración de entre una y dos horas. En ese tiempo se desarrolla el rezo a las cuatro puertas.

A través de la tierra se vuelve a crear una reconexión con el mundo material, se agradece por la familia, por el alimento, por el trabajo, por la vida y todo lo material que representa la tierra.

Mediante el agua se reza a las emociones, a los sentimientos, a la capacidad que tiene cada uno de fluir y de cambiar. Con el fuego se invoca a la fuerza de voluntad, al calor del cuerpo, de la vida y de la inteligencia. Y finalmente con el viento, se ora a la comunicación y se abren puertas energéticas que nos llevan a conectar con nuestros seres queridos que ya partieron.

Datos. Temazcal significa “casa de las piedras calientes” en la lengua mexicana náhuatl. Tetl, quiere decir piedra; Mazitli caliente y Calli casa. La estructura donde se realiza es redonda, simboliza a la Madre Tierra, y en el centro hay un agujero que representa el ombligo y es donde se colocan las piedras.