‘Temazcal’, el baño del año

temazcalOTAVALO. Al baño de vapor empleado en la medicina tradicional y religión de las culturas mesoamericanas y también de Norteamérica, se lo conoce con el nombre de Temazcal, desde hace cuatro años se lo viene practicando, el primer sábado de cada mes, en la comunidad de Peguche.

Qué es el temazcal. La palabra Temazcal,, proviene del náhuatl: temazcalli, que significa casa o templo de vapor. ‘Es un ritual para purificar y equilibrar el cuerpo espiritual y físico. Es una cabaña de sudar, que representa el vientre de la madre, en cuyo centro se colocan piedras volcánicas calientes, y al rededor de las cuales las personas se sientan y reciben el vapor que emana el agua que se coloca en las rocas calientes”, explica Maike Damhuis, organizadora del ritual realizado ayer en el Hostal Aya Huma de la comunidad de Peguche.

cada mes. El primer sábado de cada mes, en las instalaciones del hostal, se realiza el baño ritual de vapor, al que acude un promedio de 20 personas. “El vapor limpia nuestro organismo por dentro y por fuera, nos da energía. Luego de un ritual de Temazcal, el cuerpo revitaliza”, dice Maike. Ella es originaria de Holanda pero desde hace 12 años ha hecho de Ecuador su segundo país. “Me gustó esta tierra”, afirma la holandesa.

simbología. Cuatro rondas de piedras calientes se usan durante las casi tres horas que dura este baño. Cada ronda tiene relación con las fuerzas de la naturaleza. ‘La primera representa al aire, la segunda al agua, la tercera con el fuego y la cuarta con la tierra’, comenta Maike.

Ritual. Las personas que se bañarán en el Temazcal deberán entrar gateando. Una vez adentro los participantes, el guía, sudador o temazcalero vierte agua caliente que causa un efecto terapéutico tanto física como emocionalmente al rememorar los tejidos en el estadio embrionario, dentro del vientre materno. El vapor es manejado y dirigido por un guía hombre o mujer, puede usar un ramo frondoso de plantas o ramas tiernas de árbol con las que abanica con movimientos suaves pero enérgicos, “Su uso principal es el de un baño cotidiano y terapéutico desde la antigüedad hasta nuestros días y su práctica sobrevive en la actualidad gracias a la tradición de las distintas comunidades autóctonas”, asegura la organizadora.

Asistentes. Turistas nacionales y extranjeros son los asistentes habituales que participan en este ritual purificador. Existen variaciones de este ritual que pueden realizarse a petición de los interesados. “Lo importante del ritual es que el cuerpo se sana con el vapor de las piedras calientes” así lo asegura Tani Revelo.