Técnicos en atención primaria de salud mejorarán el servicio

saludOTAVALO. En total son 73 personas que reciben una capacitación profesional para técnicos en atención primaria de salud (TAPS), quienes trabajan con la comunidad en promoción y prevención.
Según Cristian Rosado, docente del Senescyt, los técnicos de atención primaria de salud reciben una capacitación profesional en la que se les enseña técnicas, procesos y metodologías para planificar y ejecutar proyectos.

Elvia Muenala, estudiante para Taps, de la comunidad de La Banda de la parroquia San José de Quichinche, dice que la materia de administración y gestión de proyectos es muy importante para el trabajo que realizará posteriormente en las comunidades.

ÁREA DE ACCIÓN
Son ocho personas que se preparan como técnicos de atención primaria de salud de la parroquia de Quichinche. Cada uno tiene delimitado su área de acción en el sector rural.
Su trabajo es hacer un seguimiento de los grupos prioritarios como son las mujeres embarazadas, niños menores de 5 años, adultos mayores y a personas con discapacidad.
Elvia Muenala, explica que hacen un seguimiento  a las mujeres embarazadas porque se ha detectado problemas con la falta de controles en las primeras  veinte semanas, entonces los técnicos en salud realizan una visita domiciliaria para incentivar a estas personas para que asistan a los controles, pero a la vez también agilitan procesos de atención en las casas de salud.
En el caso de los niños menores de 5 años, se guían en el esquema de vacunas, donde detectan que hay padres de familia que no han cumplido con los controles de sus hijos y los esquemas de vacunas están completas.
Otro trabajo importante que realizan los técnicos de atención primaria es planificar actividades, proyectos o programas conjuntamente con el equipo o personal médico que se encuentran en los centros o subcentros de salud más cercanos para brindar asistencia médica a los que lo necesitan.
Así, en este caso a través de un cronograma  realizan campañas de vacunación en las comunidades.
La estudiante dice que en el grupo de adultos mayores también acuden hasta sus domicilios e identifican varios factores como el abandono de sus familiares, si tienen alguna enfermedad o si necesitan de atención médica.
También los Taps, hacen un seguimiento junto al personal médico para que visiten a estas personas y les brinden su ayuda. En el caso de necesitar medicinas, ellos se encargan de trasladarse a brindar apoyo a estas personas en el caso de ser necesario.
Los técnicos se preparan a través de las becas que son entregadas en el marco de un Convenio de Cooperación Interinstitucional entre el Ministerio de Salud Pública (MSP), la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) y el Instituto Ecuatoriano de Crédito Educativo y Becas (IECE).
Esto es parte del Plan de Formación, Capacitación del Talento Humano en Salud, que busca cubrir la necesidad de especialistas y demás profesionales de la salud en el Ecuador, para un mejoramiento en la calidad de prestación de los servicios públicos. Según el Ministerio de Salud, hasta el 2017 se prevé beneficiar con 13 243 becas a los profesionales y técnicos de la salud.
Los Taps son el primer contacto que tiene el paciente con el sistema  de salud, son la primera puerta de entrada hacia los diferentes niveles: subcentros y hospitales públicos.
El servicio que entregan los Taps a la comunidad es totalmente gratuito. Los lunes y martes ponen sus conocimientos en la práctica profesional.
Muenala, manifiesta que con la beca que recibe del Estado cubre gastos de movilización y de sus estudios.Por el momento no reciben un sueldo porque son estudiantes. Al finalizar el curso obtienen el título de tecnólogos en atención primaria de salud.