Teatro y música hoy en Peguche

teatroOTAVALO. El taller de Experimentos Alquimusicoteatrales “Perros calle…jeros” presenta mañana y el sábado a las 19:00, en el hostal Haya Huma, ubicado en la comunidad de Peguche, el teatro “Masakero” y la “Bailada”.

 

LOS PERROS CALLEJEROS
Héctor Cisneros Sánchez; fundador y director del Taller de Experimentos Alquimusicoteatrales “Perros Calle…jeros”, expondrá su recital de máscaras, bailes, gestos y palabras que evocan fiestas; rituales funcionales sin tiempo, que purifican y alegran.
En 1988 inicia sus estudios y prácticas de Teatro dirigidos, guiados por maestros y maestras ecuatorianos y extranjeros.
Su activo oficio artesanal de las artes escénicas le han llevado a presentar más de 5 mil funciones a lo largo y ancho de la nación y países vecinos. Es creador de espectáculos como: La Fiesta, La Mujer Araña, Los Cuentos Celestes, La Bailada entre otros. Es emprendedor de festivales, instructor, formador de bases teatrales. Él está convencido del trabajo en jorga, en pandilla, en grupo, esto da lugar a la minga creativa.
El taller de Experimentos Alquimusicoteatrales “Perros calle…jeros” es un laboratorio práctico y teórico que procura la formación multidisciplinaria del actor. Desde su fundación en el año 1992 han experimentado con expresiones artísticas tradicionales y contemporáneas, en búsqueda del espectáculo integral. Se dedican a tiempo completo a las artes escénicas para espacios convencionales y no convencionales, donde realizan cotidianamente la práctica y exposición de una cultura teatral sin fines de lucro y dirigida a la comunidad.
Realmente no son perros, pero así se llaman. Y sí están en la calle, por lo que son callejeros. Pero más que nada, son artistas, unos artistas diferentes que buscan expresarse.
Añpos atrás luego de una presentación en Las Peñas de Guayaquil, sus integrantes de aquel entonces, Héctor Cisneros, quien hoy dirige el grupo, Fabián Velasco y Diego Espinoza fueron quienes bautizaron al grupo como los “Perros Calle…jeros” . Este nombre salió debido a que Fabián cuando tocaba el saxo parecía un aullido de perro y quería algo así como una serenata de perros…”, recuerda Héctor. Él decía que la calle los unió y de ahí salió “Los Perros Callejeros”, hoy convertido en en un taller de teatro.