Taxistas protestan por las multas del radar móvil

Otavalo. Hasta el mediodía de ayer, representantes de la agencia de Tránsito Movidelnor permanecían en el interior de las instalaciones que tiene la empresa en esta ciudad. En los exteriores, decenas de conductores y propietarios de taxis esperaban respuestas frente al planteamiento de eliminar el control con el radar móvil en el cantón.

Exigencias. Desde las 09:00 de ayer, miembros del gremio amarillo se concentraron en los alrededores de la oficina de Movidelnor de Otavalo, ubicada a pocos metros del redondel del Divino Niño. A su llegada se encontraron con la oficina vallada y con un buen número de policías nacionales custodiando las instalaciones.

“Son tres cosas bien claras las que venimos a pedir. La primera, que se elimine la operatividad del radar móvil, que la camioneta salga definitivamente del cantón; la segunda, que se reviertan las sanciones emitidas por este radar, tanto a los taxistas como al ciudadano común, porque son ilegales y dejar de lado las citaciones emitidas por medio de este vehículo” dijo Víctor Pérez, titular del gremio amarillo cantonal.

Respuesta. Alejandro Arévalo, responsable de planificación y proyectos de la empresa de movilidad, llegó hasta la ciudad como delegado del gerente general de la empresa y dejó en claro que para el funcionamiento del foto radar móvil ya se realizaron las capacitaciones. “Si de pronto hace falta un poco más de socialización, llegaremos a detalles para dar a conocer que el vehículo estará apostado en los puntos de mayor accidentabilidad registrados dentro de la ciudad”, señaló Arévalo.

La vía a Selva Alegre, Juan de Albarracín, Paz Ponce de León, son algunos segmentos de vía en donde se han registrado accidentabilidad de tránsito.

Arévalo también descartó la posibilidad de eliminar el control mediante el radar móvil. “No se puede parar el funcionamiento de esa camioneta”, explicó el funcionario.