Taxistas de Imbabura piden la renuncia del gerente de Movidelnor, Edgar López (video)

taxisIbarra.- Son tres las razones puntuales por las que la Unión de Taxistas de Imbabura pide la renuncia “urgente e irrevocable” del gerente de Movidelnor, Édgar López.

Marcelo Andrade, presidente de la Unión de Taxistas de Imbabura, explica que el gerente de la Empresa Pública de Movilidad violó el Decreto Presidencial 1213 “que no manifiesta que se darán prórrogas de un año ni de ningún tipo de tiempo para que los carros sean matriculados a nombre de las operadoras que se constituyan a partir del 16 de noviembre del año pasado”.

Según Andrade, tampoco existe un control al transporte informal.

El tercer motivo para solicitar la renuncia de López es porque “ha autorizado, violando el reglamento específico para taxis convencionales y ejecutivos, una parada alterna al taxismo dentro de Laguna Mall”. Esto genera un conflicto entre las modalidades de transporte, acota Andrade.

Respuestas.  Sobre el Decreto 1213, Édgar López explicó que Movidelnor el 22 de mayo emitió una resolución en la que se concede el plazo de un año, desde la concesión de permiso de funcionamiento a las operadoras de transporte que antes de la vigencia del Decreto se constituyeron jurídicamente. +

El año pasado se autorizó la creación de nuevas operadoras de taxi en Otavalo y Cotacachi, para el sector rural específicamente, a las que se dio la prórroga de un año para que legalicen las unidades a nombre de la operadora, si no cumplen, las unidades y cupos se revertirán al Estado.

Sobre la falta de control al transporte informal, el gerente Operativo de Movildelnor, Guillermo Rueda, recalcó que se realizan entre dos a tres operativos diarios. Como transporte informal retenido constan camionetas, furgonetas, camiones y taxis.

Sobre el call center y el uso del parqueadero en Laguna Mall, López asegura que no han entregado ningún permiso a la Unión de Taxis Ejecutivos.

Bolívar Aragón de la Compañía de taxis ejecutivos Imbataxi, enfatiza que los parqueaderos son espacios que se encuentran en un área privada y que están amparados en la Ley de Contratación Pública, al realizar un contrato con el centro comercial para prestar el servicio legal a los usuarios. “No estamos ofendiendo a nadie, el contrato es legítimo”, dice.