Tarjetas vs. Mensajes

Cada año hemos recibido menos tarjetas en estas navidades y a la vez se han multiplicado: los mensajes, los videos, las canciones y villancicos, todos por internet. ¿Es que las festividades de Navidad y año Nuevo se han convertido en fiestas virtuales? Ya escasean las reuniones familiares, las de oficina, las de las empresas, ya hay menos abrazos y bailes de fin de año, la mayoría se hacen por internet o por lo menos se convocan por esta vía, sin que los familiares, amigos, compañeros, lleguen realmente a encontrarse para festejar. Esta estrategia comunicacional es muy cómoda para quienes viven realmente lejos de su familia, como, los que han emigrado a Europa o Australia, lugares tan lejanos que aún en avión tardan alrededor de 48 horas en un viaje de retorno a Ecuador. Pero no se justifican en aquellos que viven en nuestro propio territorio, que seguramente tienen que gastar un poco más en desplazamientos y regalos, pero disfrutarán de la alegría del reencuentro familiar, a veces, después de muchos años, y de la visita a la ciudad o provincia que los vio nacer. Por eso se aprecia un feriado tan largo como el de este año de cinco días, que nos dará la oportunidad de reunirnos, sea en casa de nuestros mayores, o donde se haya acordado previamente entre todos, como por ejemplo en la playa. Con el estrés y el ritmo acelerado de trabajo y de vida, estas oportunidades son escasas, no dejemos de aprovecharlas. Es auténtica salud integral.