Tanya Varela: “Llevo mi cargo con mucho honor y gran responsabilidad”

Tras asumir la designación de Subcomandante General de la Policía Nacional, en enero de este año, la general ibarreña Tanya Geoconda Varela Coronel, ha tenido que enfrentar, junto al comandante general, Hernán Patricio Carrillo, una de las más difíciles pruebas en la historia del país, la llegada de la Covid-19, que ha arrebatado la vida de miles de ecuatorianos.

En los ojos de Varela se nota el orgullo de ser parte de la noble institución, aún más cuando han trabajado, en primera línea, durante la emergencia sanitaria.

“La Policía Nacional ha hecho un trabajo incansable durante esta pandemia. Considero que este mal ha golpeado, no solo a nuestro país, sino al mundo entero.

Como policías hemos estado en primera línea, hemos actuado en todos los ámbitos que se nos han puesto como retos en esta pandemia y siempre en coordinación con las diferentes autoridades de los cantones y, a la vez, contando y haciendo un llamado a la ciudadanía que es tan importante para el manejo de esta emergencia”, dijo Varela.

La autoridad policial considera a este mortal virus como un enemigo invisible, que ha dejado mucho dolor, muchas lágrimas y muchas familias ausentes dentro del país. “Ha sido muy doloroso para nosotros, 39 servidores policiales han perdido la vida, 39 héroes.

Quizás hemos dado mucho, con toda vocación de servicio. Hemos estado presentes mientras otros estaban en confinamiento, jamás dejamos nuestro servicio, jamás dejamos las calles, siempre estuvimos ahí y eso nos pasó un costo, y ese costo es la ausencia de nuestros compañeros.

La solidaridad siempre con las familias de cada uno de ellos, estamos presentes, aunque nada podrá devolver la vida de las víctimas, pero siempre serán nuestros héroes policías”, manifestó con evidente tristeza y lágrimas en los ojos.

Cuando le preguntamos sobre su vida policial, dijo que está orgullosa de ser mujer y orgullosa de ser una mujer policía.

“Soy ibarreña, salí de aquí, me formé aquí. En el colegio nació ese amor por la institución, caminando con pie firme, siempre con mis valores y mis principios, porque tengo esa gran responsabilidad sobre mis hombros, primero está mi familia, mi gente y mi país, que sabe que existe una mujer en la entidad policial, llevando mi cargo con mucho honor y gran responsabilidad”, aseguró la también destacada deportista.

En su discurso de felicitación a los nuevos ascendidos, dijo que han pasado 25 años y a su mente vienen nostálgicos, recuerdos de lo que antes era el Comando Provincial de Imbabura, al que tuvo el honor de pertenecer al inicio de su carrera.

“Que orgullo y que orgullosa me siento de pertenecer a esta noble entidad y también de ser una mujer ibarreña. Cada logro en la vida no llega como un regalo, es el resultado del esfuerzo constante por alcanzarlo, es la habilidad que nos permite alcanzar ciertas cosas.

La motivación determina lo que se hace, pero la actitud, cuan bien se hace. Los ascensos reflejan trayectoria, inducen a la preparación, elevan la moral, logran reconocimiento y fortalecen el sentimiento de lealtad a las familias, la sociedad, la institución y la Patria.

Todo policía sabe que cuando decide abrazar la profesión, más allá de pretender un salario, debe estar dispuesto a poner todo su esfuerzo, dedicación y constancia”, concluyó Tanya Varela, ante el aplauso de los presentes.