TALOV, finalista en otro evento mundial

Ibarra. El trabajo de Carlos Obando y Hugo Jácome no para. Los dos genios en tecnología están una vez más entre los finalistas en un nuevo concurso de talla mundial denominado Ac-cesibilidad de Mada Center Qatar, que fue en Marruecos.

Hasta ese continente viajaron el pasado mes de diciembre para presentar sus dos proyectos bandera que son Vision: que es una aplicación móvil para personas con discapacidad visual con una mayor independencia y que también es finalista en History Channel y con Speakliz que es para personas con discapacidad auditiva.

Nuevo concurso. La marca TALOV es la sensación en el Premio Accesibilidad de Mada Center Qatar, en el cual participaron 125 países de todo el mundo.

Ese evento está diseñado exclusivamente para quienes trabajan en tecnología accesible para personas con discapacidad. De ese número de concursantes solo dos países llegaron a la final, Chile y Ecuador.

“La presentación de nuestros proyectos duró una hora. Es como defender u-na tesis ante un jurado.

Ahora estamos esperando el día de la final que será en abril en Suiza. Allá es otro nivel y debemos prepararnos aún más para esta última parte”, manifestó.

Planes 2020. Con una sonrisa de oreja a oreja anunció Carlos Obando el nuevo logro de la empresa. “Tenemos buenas noticias. Nuestra compañía TALOV está ya establecida en los Estados Unidos. Pudimos crear en ese país la empresa que es algo fundamental, especialmente para los inversores. Buscamos afincarnos en el exterior ya que lastimosamente en Ecuador no se invierte”, dijo.

Hace un mes cumplieron con todos los requisitos que necesitaba la empresa para que se estacione y funcione en el país norteamericano.

Para Hugo el objetivo es expandirse a otros países.

La final en México. Antes de viajar a Europa deberán, Carlos y Hugo, ir a México. La expectativa cada vez más crece. El 29 de enero será la final del concurso History Channel. Hasta ese país viajará el equipo que involucra el proyecto. Competirán con México y Perú, que tienen trabajos atractivos.

Por ejemplo los anfitriones exhibieron una cámara térmica para la detección temprana de cáncer de seno y los peruanos presentaron un proyecto de unas galletas nutritivas para combatir la anemia en los niños.

“Cada día nos preparamos duro para perfeccionar nuestra aplicación. El objetivo es que cada día llegue a más personas ya que nuestra meta es mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad”, dijo Carlos.

La tecnología de TALOV utilizan otros países como Japón, Alemania, Finlandia y otras naciones más, que son los principales clientes.

Premio económico. Si el proyecto TALOV logra el primer lugar recibirá como premio 50 mil dólares. El segundo lugar cogerá 30 mil y el tercer puesto 20 mil dólares.

El propósito es que con ese capital semilla la tecnología de TALOV, que es el dispositivo con la aplicación llegue de forma gratuita a las personas con discapacidad visual de la zona.

Según Carlos Obando, los beneficiarios serían en primera instancia de Imbabura y posteriormente expandir al resto del país.

“Estamos en contacto con las organizaciones de no videntes de la provincia quienes nos dieron un número de personas que tienen esta discapacidad visual.

Queremos llegar a la personas de escasos recursos”, dijo.

Se sabe que no todo el capital se utilizará, pues también invertirán en las mejoras de la aplicación como por ejemplo que permita llegar la aplicación a otros teléfonos como androi.

Sin apoyo. Los dos emprendedores han llegado a la cima a pulso. Aseguran que no hay el suficiente apoyo en el país para este tipo de proyectos tecnológicos ni tampoco el interés necesario con la discapacidad.

“Pensamos aquí que construir una rampa en un edificio es inclusión y es una parte diminuta del concepto integral”, dijo Hugo.

La falta de apoyo del Go-bierno les a obligado tanto a Carlos como a Hugo a pensar en mudarse a otro país.

Aún no deciden la fecha ni la ciudad que montarán su espacio de trabajo, por lo pronto seguirán en un garaje que lo readecuaron hace tres años para convertirse ahora en un verdadero laboratorio, sitio donde se crean y se diseñan las aplicaciones para cambiar la vida de cientos de personas con discapacidad auditiva y visual.