Tallado San Antonio de Ibarra recibirá formalmente el Acuerdo de Patrimonio de Ecuador

La parroquia de San Antonio de Ibarra recibirá este jueves un reconocimiento a su tallado artesanal en madera por el Gobierno de Ecuador, que recientemente incluyó esta labor en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural del país.

Esta parroquia se caracteriza por ser la cuna de conocimientos artesanales que se han transmitido de generación en generación y que mantienen viva una actividad que elabora tallas de arte en madera.

“Esta incorporación se dio gracias al trabajo de la comunidad que ha mantenido el saber en el tiempo”, reza un comunicado emitido este miércoles por la Cartera cultural, que subraya que las técnicas fueron “heredadas de la Escuela Quiteña”, convirtiendo la madera en obras de arte que reconocidas a nivel nacional e internacional.

El Ministerio de Cultura y Patrimonio considera la técnica de tallado de San Antonio de Ibarra “una manifestación cultural de gran representatividad y vigencia”, que “constituye el legado cultural de todo un pueblo de artistas que han compartido sus conocimientos de desde épocas prehispánicas hasta la actualidad”.

La ceremonia de entrega del Acuerdo Ministerial a la comunidad de San Antonio de Ibarra se desarrollará en el parque Francisco Calderón y contará con la presencia de la titular de Cultura y Patrimonio, Angélica Arias desde las 11:00.

Además participará el director ejecutivo del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Joaquín Moscoso; la subsecretaria de Patrimonio Cultural, Catalina Tello; la alcaldesa de Ibarra, Andrea Scacco; representantes de la Universidad Técnica del Norte y delegados de instituciones nacionales y locales.

El proceso de investigación sobre esta disciplina escultórica se prolongó 18 meses y permitió recoger los testimonios de 120 artistas, además de datos sobre la implicación de la actividad del tallado para San Antonio, parroquia de Ibarra fundada en 1566.

Esta labor se ha constituido en “la actividad productiva más importante de la parroquia” y “sus obras han llegado a varios países del mundo”, enfatiza el comunicado.

Las esculturas ahora reconocidas como patrimonio nacional se han exhibido en museos, catedrales, iglesias, palacios y lugares públicos y privados.

Cultura y Patrimonio valora de este modo un trabajo que “se visibiliza en los talleres de los propios maestros”, convertidos en “centros de capacitación de nuevas generaciones y galerías de arte que reciben al turista”.