Suspensión o cambio de colegio por portar droga

Clara (nombre protegido), sentada en la banca de un parque del sector de Las Orquídeas, revisa su reloj cada diez minutos. Espera que den las 13:00, la hora de salida de su hijo Iván, de 17 años, de un plantel.   
Esta nota publicada en El Universo cuenta que la mujer estaba ansiosa por el retorno de su vástago a las aulas de clase, luego de quince días de suspensión. Esta fue la sanción académica que recibió en el colegio fiscal por haber portado una ‘fundita’ con droga. La madre teme que recaiga ante el ofrecimiento de algún compañero consumidor.
Esos quince días han sido difíciles, confiesa Clara. Ha tenido que recoger y llevar a casa las tareas del estudiante para cumplir con los deberes y ha sido la sombra de su hijo durante su proceso de recuperación. También lo acompaña a la terapia psicológica que recibe una vez a la semana en un centro de salud de Pascuales. Ese es uno de los procesos que se aplican en los colegios cuando la situación es grave. Ante la detección de droga, primero es la atención del Departamento de Consejería Estudiantil (DECE), explica Valentina Rivadeneira, subsecretaria de Educación de la Zona 8. Pero no es estandarizado, existen varios procesos de intervención interinstitucional con el Ministerio del Interior, Ministerio de Inclusión Económica y Social y Ministerio de Salud, refiere la funcionaria. La psicóloga de un plantel fiscal, que prefiere la reserva de su nombre, confirma el mismo procedimiento. “Si se detecta el caso de un menor de edad en riesgo, se trabaja con el chico y con sus padres; pero si ven que el problema es grave, el adolescente es derivado al Ministerio de Salud”, dice.
Rivadeneira recalca que cuando caen en sanción grave (de la Ley de Educación Intercultural) se sigue un proceso, que puede derivar en la expulsión y reubicación en otro plantel. “Jamás se le niega el derecho de estudiar”, indica.
Las instituciones con más de 900 alumnos tienen los DECE. Los centros con menor cantidad de estudiantes deben derivar los casos reportados a los DECE del plantel más cercano, refiere Rivadeneira y agrega que las cifras de cuántos han recibido esta atención se evaluará en diciembre. Según un estudio del Consejo Nacional de Control de Sustancias Psicotrópicas y Estupefacientes (Consep), realizado a estudiantes de 14 a 17 años de doce colegios en Guayaquil, en diciembre de 2013, el 99,9% consigue las drogas en los planteles. BM