Supervisan el uso de polvorines

polvorinesTULCAN. El control al uso de material explosivo en todo el país está normado, así lo explicó Eduardo Mora, jefe de control de armas en Carchi, el uniformado manifestó que los controles en las provincias de Carchi e Imbabura que son de su jurisdicción se extienden a todos los locales donde se usa material explosivo para diferentes actividades y que en la zona de frontera se debe poner más énfasis porque hay el peligro del transporte y venta ilegal de los mismos.

CONTROL.  Ayer se realizó la revisión de dos  polvorines donde se deben almacenar los productos explosivo como expogel, dinamita, cordón detonante y otros,  los polvorines deben cumplir varias normas técnicas como ubicación, materiales a usarse para la construcción entre otros, explicó un funcionario que pidió no ser identificado.
La normativa indica que para actividades de minería se debe cumplir varias reglas como almacenar en un lugar adecuado y que no vaya a afectar a la población y en caso de explosión la onda explosiva no afecte a la población de las zonas aledañas al lugar del polvorín.
En la provincia se calcula que existen alrededor de 12 polvorines que cumplen con las normativas que no solo les permiten guardar los explosivos sino también resguardar los productos de posibles eventualidades.
REVISIÓN. El oficial militar argumentó que los operativos para verificar que todas las empresas que manipulan material explosivo tengan un lugar adecuado de almacenamiento  se realizan de manera permanente, y que si no cumplen con las normativas no pueden comprar ni almacenar los insumos y el permiso sólo lo entregan en las oficinas de Control de Armas de los distritos militares que también verifican el porte de armas y entregan los permisos. Un permiso para el uso y almacenamiento de material explosivo es de dos años y para la renovación se cumplen varias normas.
PRECAUcIÓN. Víctor Montenegro, administrador de una cantera en Tulcán manifestó que gracias al apoyo de personal militar se construyó un polvorín para el almacenamiento de los materiales que usan de manera regular y que la construcción fue un requisito para que ellos puedan comprar el producto y ellos deben justificar su uso, aunque reconoció que el proceso fue  largo porque durante el tiempo de construcción del polvorín no pudieron comprar ni almacenar los productos para la cantera.