21-09-2019 | 16:33
(I)

Viven en la insalubridad, necesidad y hacinamiento

La vivienda donde viven 90 personas foráneas entre adultos y mayores, no cumplen con las condiciones necesarias para ser habitada.

Tulcán. Una denuncia anónima, puso en evidencia un grave caso de hacinamiento de migrantes en el barrio Las Gradas.

Realidad. Cerca de 90 personas entre ellas 40 menores de edad, fueron abordados por el personal de la Intendencia y Comisaría Nacional.

El lugar donde están afincados las familias venezolanas no cumple con las condiciones mínimas de salubridad. Además no es apto para el crecimiento de los menores de edad, así lo reconoció Diego Imbacuán, comisario nacional.

“Hicimos una inspección a la casa para ver como logramos realizar un desalojo. Debemos llevarlos a un lugar seguro”, reconoció el funcionario.

Insalubridad. La falta de higiene y de servicios básicos es uno de los problemas que afrontan los migrantes. Aunque no quisieron pronunciarse públicamente, algunos de los consultados, aseguraron que no tenían un lugar digno para vivir.

La vivienda que sirve como casa hogar de los extranjeros, aloja en cada habitación a diez personas, entre hombres, mujeres y niños. A esta situación se suma la parte legal, pues la mayoría de ellos no tienen regularizada su situación migratoria en el país.

Situación. “Yo vendo caramelos en las calles. Vivimos aquí hace cuatro meses, nos hemos vuelto una familia entre todos”, reconoció Yazmín S, una de las moradoras del lugar.

Tras la visita que se realizó en el lugar, se espera una pronta intervención de algunas instituciones en favor de los menores de edad. En la mayoría de casos, ninguno de los menores se encuentra estudiando. Ade-más se busca alojar a las familias en los albergues de la ciudad hasta lograr su regularización en el territorio nacional.