13-09-2019 | 11:54

Mayra, una mujer guerrera que no se deja vencer por el cáncer

Cuando Mayra, tenía 20 años, fue diagnosticada cáncer gástrico, por constante lucha y el apoyo de su familia ha sido muy fundamental para su recuperación.

Ibarra. A pesar de las duras pruebas que ha tenido que superar, Mayra Escobar es una joven muy auténtica, alegre y sobretodo positiva. A sus 20 años de edad recibió una noticia que cambiaría su vida por completo, pues le diagnosticaron cáncer de gástrico en etapa terminal.

Historia. Mantener una conversación con May, así le dicen de cariño, es algo especial, ya que todo el dolor que sintió en el transcurso de su enfermedad lo ha convertido es un historia de superación que puede compartir con las demás personas.

Mayra contó que el diagnóstico del cáncer lo detectaron en una etapa avanzada e inmediatamente le dieron el pase para que se realice un tratamiento.

Fue sometida a 23 quimioterapias, 12 radioterapias y a algunas cirugías.

La noticia de enterarse que tiene esta enfermedad fue muy devastadora ya que en ese momento perdió la oportunidad de seguir estudiando y trabajando.

“Realmente no tenía síntomas, yo realmente me trataba una gastritis, el tiempo iba avanzando y para ella el descuido, la mala alimentación, a veces nosotros somos responsables de lo que nos sucede y también tenemos que aceptar las situaciones”.

Aseguró que se descuidó demasiado en su alimentación ya que trabaja en Quito y lo que hacía en las horas de comida era ingerir un snack, bebida o una fruta.

Dijo que solo comía de correcta manera los fines de semana, cuando ya tenía la oportunidad de regresar a Ibarra, ya que su madre le tenía listo su desayuno, almuerzo y merienda.

Una de las alegrías más grandes para Mayra es que su cabello creció ya que cuando lo perdió fue otro golpe muy fuerte.

“No quería salir, me encerre´, le dije a mi mami que no quería saber nada, algunas dirán que eso solo es algo físico, pero en ese estado tú te vez al espejo y observas que no tienes cabello, y realmente es algo muy feo”.

Su madre, ha sido la fuerza fundamental para que Mayra pueda estar ahora de pie, así ella lo asegura.

Contó que todo este proceso ha ido muy duro ya que la asimilación y la aceptación es demasiado compleja, agregó que no es fácil aceptar que eres tan joven y que tienes este tipo de enfermedad.

Expresó que lamentablemente las personas relacionamos el cáncer como una sentencia de muerte, cuando no es así ya que May enfatiza que más bien es una sentencia de vida que te empuja a vivir cada segundo que Dios nos regala.

Mencionó que en este proceso es demasiado importante el apoyo de la familia, pero no teniendo pena, si no haciéndote sentir útil.

“Mi madre ha sido un punto, importante y principal para poder superar todo mi proceso de vida”.

Tratamiento. Para ella recibir su tratamiento era demasiado complicado, fiebre, vómito, escalofríos estaban presentes, pero jamás se dejó vencer.

Algo muy especial dentro de su tratamiento es que conoció a muchas personas con las cuales compartió momentos únicos.

Aunque perdió a muchos amigos, disfrutó bastante con ellos.

A raíz de toda su enfermedad, Mayra Escobar ha participado con algunas fundaciones.

Dijo que tienen un grupo solo de compañeros oncológicos los cuales se apoyan mutuamente en donde comparten sus experiencias.

Fue la gestora del proyecto “Murales, arte y sonrisa” conjuntamente con aulas hospitalarias del hospital San Vicente de Paúl, en el cual se realizó la adecuación total del área de pediatría con murales coloridos.

Enfermedad. El cáncer de estómago, también conocido como cáncer gástrico, se origina en el estómago. Para entender el cáncer de estómago, resulta útil conocer la estructura normal y la función del estómago. Tiende a desarrollarse lentamente en un período de muchos años. Antes de que se forme un verdadero cáncer, a menudo ocurren cambios precancerosos en el revestimiento interno (mucosa) del estómago. Estos cambios tempranos casi nunca causan síntomas.