15-03-2019 | 09:30

Doménica quiere seguir luchando junto a su madre

Doménica logró salir de terapia intensiva y pudo estar en el ascenso de su madre. Un acto muy especial se vivió ayer en el Comando de Policía.

Ibarra. En la fecha prevista para su ascenso, al rango de sargento primero de la Policía Nacional, Verónica Monrroy no pudo asistir, esto por cuanto se encontraba junto a su hija, de 15 años, en una sala de un hospital en la ciudad de Quito. Antecedentes. Doménica Santacruz, su hija, desde hace algunos meses está sufriendo un quebranto en su salud. Sin embargo gracias a un esfuerzo de la joven, y quien sufre de una enfermedad catastrófica, ayer se pudo hacer realidad el sueño de Doménica y de su madre, de colocarle las palas de ascenso a quien le ha dado la vida. Doménica hace 15 días estuvo en terapia intensiva; sin embargo las ganas de estar junto a su madre fueron mucho más fuertes y se fue en contra del quebranto de su salud.

Testimonio. “A mi hija de detectaron la enfermedad en el mes de agosto del año anterior, ella recibe en este momento tratamiento en el Hospital de Solca. Gracias a la ayuda de mis compañeros tanto con sus llamadas o donando sangre han estado siempre con nosotros”, dijo Verónica Mon-rroy, ahora con el cargo de sargento primero de la Policía Nacional, ascenso en el que pudo compartir con su hija.

Lucha constante. “Todo esto que estamos pasando, ha cambiado la vida de todos, no solamente de mi pequeña guerrera, y son sus palabras más bien que me ayudan a mí a seguir adelante. Doménica es la segunda de mis tres hijos. Ella desde pequeña se inició en el liceo de la policía nacional en la ciudad de Quito, con mi pase a Ibarra ella ingresó a la unidad educativa San Diego, esto muestra el apego y el amor que ella tiene hacia la institución, independientemente que sus padres, los dos, somos policías”, dijo Verónica Monrroy luego de terminado el acto solemne.