27-10-2019 | 10:30

Seis años de cárcel por estar acusado de violación

Los agentes investigadores están tras la pista de dos implicados más, aparte del ahora sentenciado. Ellos habrían huido de su comunidad.

Ibarra. Fue en julio de este año en que Alex Jefferson M., ahora sentenciado y Jefferson Bayardo I., y Wil-man David I., que están prófugos de la justicia, fueron llamados a juicio por el delito de violación. Se trató de una agresión sexual que se habría cometido entre más personas, y que aún no han sido identificadas.

Hechos. El tribunal de garantías penales de Imbabura sentenció en esta semana a Alex M., con 6 años y cuatro meses de prisión. La víctima en el momento en que se realizó este hecho era menor de edad.

La joven jamás imaginó que al regresar del colegio sería víctima de varios sujetos que abusaron sexualmente de ella en un terreno baldío.

Versión de la víctima. En su declaración dijo que le desvistieron y violaron y que sentía como se iban “turnando” para cometer el repugnante hecho. Los sospechosos, que no sobrepasan los 20 años, abusaron de ella como quisieron hasta que logró escapar y fue auxiliada por una persona, que equivocadamente, también fue involucrada inicialmente en la investigación.

Al conocer lo sucedido, el padre de la menor acudió al otro día a la Fiscalía de Imbabura, en donde denunció el caso y llevó a su hija para que le practiquen el examen médico legal, ya que presentaba múltiples golpes y, la prueba ginecológica, comprobó que existió la violación.

Las dos partes. El viernes en las afueras de la sala de audiencias de la Corte Provincial de Imbabura se encontraban, en silencio, los allegados, tanto de la parte acusada como de los acusadores.

Todo era hermetismo hasta el momento de conocer el veredicto final, que terminó con la sentencia del único detenido sobre este delito. El aprehendido fue retirado de la sala por un guía penitenciario hasta el Centro de Rehabilitación Social de Varones, en donde permanecerá cerca de siete años pagando su condena.

Antecedentes. El ataque se perpetró en octubre de 2018 y la Fiscalía procesó a siete personas. Los agentes investigadores señalaron en su momento que en esa zona han investigado por lo menos tres agresiones sexuales, pero dijeron que esta es la primera violación masiva que conocen. Los pobladores saben que uno de los libadores era amigo de la chica y que por eso se quedó “unos minutos” con ellos. Las investigaciones determinaron que en el momento en que ella quiso retirarse, uno de los hombres le quitó la mochila.