12-07-2019 | 12:19

Por décadas se dedicó a curar a los enfermos

El ciudadano falleció en esta semana a los 99 años de edad. Por muchas décadas se dedicó a curar las dolencias de las personas de diversas partes del país.

El Ángel. Delio Mayanquer fue un personaje del cantón Espejo, en la provincia del Carchi, muy conocido por la población de esta jurisdicción y fuera de ella.

Nació en diciembre de 1919, sin embargo a pocos meses de cumplir un siglo, falleció. Pero, ¿quién fue este ciudadano? La respuesta la tienen sus familiares, amigos y conocidos que dicen era conocido como el “médico de los pobres”.

Sus vecinos, la gente del barrio Jesús del Gran Poder, en la Parroquia La Libertad, aseguran que fue un hombre muy colaborador y desde luego siempre estuvo presto con lo que él sabia hacer y listo para ayudar a los demás.

Su historia está en un libro. Según consta en un texto que recoge la biografía de los personajes más importantes del cantón Espejo, y en una entrevista realizada hace no mucho a Delio Ma-yanquer, el anciano cuenta cómo aprendió el “oficio” de curar a las personas.

Algunas personas relacionaban su actividad con temas esotéricos, sin embargo el mismo dijo que no, que aquello nada tenía que ver con su procedimiento de sanación.

Recogemos de forma textual lo que él manifestó en el libro en mención: “Sabe que la señora Carmelina Tamayo, propietaria de la Hcda. La Rinconada, en la provincia del Carchi, le dijo a mi papá, que me mande a la hacienda a cuidar al Dr. Luis Tamayo, un médico muy distinguido, él se había preparado en el extranjero. Pero tuvo un problema de salud, le puedo decir que se quedó como “loco”, y era yo quién pues tenía que ir a cuidarlo.

Cuando estaba bien, pues se sentaba y se quedaba quieto, pero de pronto le cogía sus crisis y se ponía mal, muy mal...

Es así que me encerraba y me daba clases de medicina todo el día, clases que a él le habían dado en la universidad. Yo pude aprender mucho de lo que me enseñaba, aunque a veces ya me aburría, porque empezaba con sus locuras, el doctor”, dice textualmente Delio Mayanquer en la entrevista realizada hace algunos años atrás. En el cantón Espejo muchos conocen quién fue este personaje.

Continúa su relato. “Por ejemplo un día llegó la novedad a la casa de mis padres, que el Rufino Manosalvas (un vecino) se muere, todos estaban desesperados y pues yo fui a verlo; en ese momento me acordé de las clases que me dio el doctor y les dije lo que tenían que hacer, logramos que el enfermo se recupere y se cure totalmente de la dolencia que en ese momento tenía.

Desde ahí seguí atendiendo a la gente y me dediqué a curar a las personas que venían a mi casa de todas partes”, dijo Delio Mayanquer.

“Es que cuando ya se murió el Dr. Luis Tamayo yo guardé los libros de medicina, porque quedaron botados en la casa y nadie les hacia caso.

Es por ello que yo curaba a la gente de la misma forma que curaba el Dr. Tamayo. Yo no curaba pasmos ni brujerías que decían, así he pasado curando todo este tiempo, ya tengo más de 90 años”, concluyó.

Su descendencia. El anciano tuvo 9 hijos, decenas de nietos y bisnietos. Ellos corroboran la existencia de los libros y enciclopedias de medicina que tenía su padre.

Dicen que el Dr. Luis Tamaño al que hacía referencia don Delio Mayanquer en la cita del libro, fue un médico titulado y especializado en su momento en Europa.

Se desconoce quién se hará cargo de los libros de medicina del anciano. Pero lo que sí se sabe es que por muchos años estuvo ayudando a curar las dolencias de las personas que requerían sus servicios.

Ya en los últimos años no atendía a sus pacientes por su edad; sin embargo quienes lo conocía dicen siempre estuvo lúcido y por su puesto la pasó en compañía de sus seres queridos.