18-05-2019 | 10:30

Gobernador considera importante que Fuerzas Armadas y Policía Nacional

Según el decreto presidencial, el personal militar estará en los exteriores del centro carcelario. Mientras que la Policía Nacional permanecerá al interior.

Ibarra. Aunque el ‘Centro de la Privación de la Libertad de Personas Adultas Varones de Ibarra’, no registra hechos violentos en su interior, el “Estado de Excepción”, decretado por el Gobierno Nacional, fue tomado con agrado por los familiares de los detenidos y autoridades de la provincia.

Palabras. “Es importante que las Fuerzas Armadas se unan a la Policía Nacional, para salvaguardar la seguridad tanto de los PPL como de los ciudadanos”, comentó Galo Zamora, gobernador de Imbabura.

Medida. A través del Decreto Ejecutivo Nº 741 se busca “atender las necesidades emergentes del Sistema de Rehabilitación Social a nivel nacional, a fin de precautelar los derechos de las personas privadas de libertad como grupo de atención prioritaria”.

La decisión se tomó ante los actos violentos que se han registrado al interior de las cárceles.

En Ibarra no existe este tipo de problemas, pero sí inconvenientes con la unidad educativa que está adjunto al Centro de Rehabilitación.

“Me parece una buena decisión pero deben mejorar las condiciones del interior de la cárcel”, dijo Rosalba C, una mujer colombiana que tiene un familiar recluido en el lugar.

De acuerdo al decreto, personal del Ejército estará en las afueras del Centro de Privación, mientras la Policía Nacional lo hará en el interior. El vicepresidente Otto Sonnenholzner aseguró que el hacinamiento es uno de los factores que influye en la inseguridad en las cárceles de Ecuador.

Antecedentes. La muerte de dos prisioneros por arma blanca en centros de rehabilitación, difundidos a través de las redes sociales, generó estupor en varios sectores, por lo que el Gobierno dispuso un mayor control en torno a los centros penitenciarios.

Según autoridades ecuatorianas, el sistema penitenciario del país sufre un proceso de hacinamiento que llega al 40 por ciento, lo que ha agravado la situación en el sistema.