06-11-2019 | 11:30

¡No todos los centros tienen su licencia al día!

En Imbabura solo uno de cuatro centros tiene los requisitos en regla para funcionar. Ninguno de ellos atiende a mujeres, todos se centran en hombres.

Ibarra. 41 centros especializados en tratamiento de consumo problemático de alcohol y otras drogas (cetads) cuentan con la licencia de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (A-cess), para funcionar en todo el país. El 91% de estos centros son privados.

En Imbabura existen cuatro centros, de los cuales solo uno tiene licencia del Acess; los otros tres están aún en trámite y existen otros que inclusive deben empezar su reglamentación desde cero.

En el cantón Otavalo existe un cetad que es público, los demás son privados, en toda la provincia.

Sobre la autorización. La Acess está adscrita al Ministerio de Salud y comenzó hace más un año el licenciamiento, un proceso que incluye una serie de requisitos.

Documentos como el Registro Único de Contribuyentes y el Código de Registro de Establecimientos de Salud, la presentación de un plan terapéutico y el reglamento interno son parte de los pasos. Luego, en una inspección, se verificará si cuentan con los estándares de talento humano, infraestructura y equipamiento.

La representante en Imba-bura. “Nosotros tenemos la disposición de habilitar, controlar y vigilar lo que son los cetads, estos son centros especializados en el tratamiento para personas con consumo problemáticos de alcohol y otras drogas. En este sentido en la provincia de Imbabura contamos solo con un establecimiento privado, el mismo que está licenciado y con permiso de funcionamiento. A nivel nacional contamos con 41 establecimientos que tienen licencia de funcionamiento”, dijo la doctora Jaqueline Chiza, delegada provincial de Acess.

Pasos para legalizar. “En la provincia de Imbabura, aún tenemos pendientes, tres establecimientos que se encuentran dentro de las tres etapas, es el autolicenciamiento que prácticamente quiere decir que solo están esperando la visita de la comisión para verificar lo que ellos colocaron por escrito y que se esté cumpliendo. Reitero el único legal que tenemos en este momento se encuentra en Cotacachi y es exclusivamente para adolescentes.

Son tres etapas las que tienen que pasar los centros para tener su licencia:

1. Es la aprobación del reglamento interno y la aprobación del programa terapéutico realizando una resolución a través de la Acces.

2. Aquí está el autolicenciamiento es decir tienen que pasar una clase de matriz, donde se exigen condiciones mínimas para que este establecimiento pueda funcionar. Esta matriz lo que abarca es infraestructura, equipamiento, talento humano y normativa.

3. Obtención del permiso de funcionamiento”, dijo la funcionaria a Diario EL NORTE.

No tiene todo en regla. Se conoció además que en el caso de Ibarra, el centro terapéutico que se ubica en el sector de La Florida aún no está autorizado.

Este centro en la visita de licenciamiento no alcanzó los índices adecuados, ya que a partir de 85 puntos en adelante el establecimiento está listo para funcionar, pero este centro no pasó este índice, y por lo tanto tendrán que empezar el proceso desde la primera fase.

En la primera fase se les ofrece el asesoramiento continúo.

Plan de contingencia. Cuando los centros no cumplen con los requisitos o no tienen las condiciones para seguir trabajando deben tener un plan de contingencia en donde los pacientes deben ser transferidos a otras casas o centros de ayuda.

Es recomendable además que se compruebe realmente si una persona necesita atención o no dentro de un centro terapéutico. Aquello lo define un psicólogo clínico, este procedimiento se lo debe hacer antes de que el paciente ingrese a un centro terapéutico.