17-07-2019 | 17:15
(I)

Necesita ayuda para realizarse la diálisis en su casa

Marianita dice que recibía el Bono de Desarrollo Humano, pero que desde hace algunos meses le retiraron, hasta ahora no sabe por qué pasó aquello.

Ibarra. “Mi mamá padece de insuficiencia renal, ella se somete a la diálisis tres veces por semana. Sin embargo ya no tiene por dónde, todo su cuerpo está con cicatrices a consecuencia de los tratamientos de diálisis, es por eso que mamá necesita hacerse la diálisis peritoneal, pero para ello la habitación en la que permanece necesita estar acondionada, por ejemplo tiene que tener cerámica, un baño aquí mismo con lavabo y todo eso, ósea que se asemeje a una sala de hospital”, dijo Silvia Chin-gual, hija de Marianita Anguasha, ciudadana de 47 años de edad que al momento se encuentra en la cama, ya que no puede caminar por las secuelas que le ha dejado las sesiones de las diálisis que se realiza.

Testimonios. “Nosotros no tenemos recursos, yo soy sola, tengo mis dos hijos pequeños y vivo con mi mamá, por cuidarla pues no puedo trabajar”, dijo la joven madre e hija de la ciudadana enferma.

Margarita Anguasha se encontraba sobre una cama, pues no puede levantarse, sus piernas están inchadas, según dice a consecuencia de lo que le produce el realizarle la diálisis.

“Yo me hago la diálisis ya por casi siete años. Estoy operada las piernas, en una está el catéter para realizarme las diálisis, pero por un daño que hubo también fue necesario operarme la otra pierna para hacerme la diálisis, es por eso que la que tengo una manguera en las dos piernas. No puedo caminar, estoy muy hinchada la pierna, estoy así ya 15 días, un vecino me ayuda para salir hasta el taxi e ir a las diálisis”, dijo Margarita Anguasha.

La ciudadana asegura se hace la diálisis los días lunes, miércoles y viernes en el lapso de 5 a 10 de la mañana.

“Yo pido a la ciudadanía de buen corazón que me ayude a readecuar mi habitación, para hacerme la diálisis peritoneal, esto es un requisito también para poder ingresar en la lista de espera para el trasplante de riñón que me ayudaría a sanar mi dolencia”, dijo.

No puede trabajar. A pesar de que no se casó, dice que vivió con una persona, pero que luego el ciudadano se habría marchado con otra pareja. “Yo le he pedido a mi expareja que me ayude con una parte de la casa, para sobrevivir allí, estoy enferma, pero él no ha querido nada”, exclamó la mujer. Asegura que cuando se hace la diálisis se pone mal, dice que se le baja la presión, asegura que tiene miedo de morir en esas sesiones, dice que cuando podía caminar se iba a trabajar lavando ropa lo que le daba el sustento para alimentarse, indicó.