19-09-2019 | 08:00

Justicia indígena por robar en la feria del Copacabana

Otavalo. La ciudadanía otavaleña fue testigo, una vez más, del ajusticiamiento indígena. Esta vez, una mujer de 22 años de edad se habría querido llevar una funda con chompas, de uno de los puestos ubicados en el mercado Copacabana.

Pero minutos antes de aplicar la justicia indígena, la mujer manifestó que estaba embarazada. Efectivos de la Policía Nacional la trasladaron al hospital San Luis de Otavalo, donde se descartó que no estaba en estado de gestación, al volver la ciudadana al sitio de los hechos se instaló una asamblea, donde los comerciantes y dirigentes comunitarios estuvieron de acuerdo para aplicar la justicia indígena y no la ordinaria. Rumiñahui Jimbo, presidente del Cabildo Kichwa Otavalo, explicó que la diferencia entre la justicia ordinaria e indígena es que la primera estaría a cargo de la Policía y es por eso que algunos supuestos delincuentes verían fácil hacer los robos o cometer algún delito.

Proceso. Sin embargo, la finalidad de la justicia indígena, según Jimbo, es reparar y mantener el orden dentro de la comunidad y la armonía en el cantón.

Así mismo añadió que la justicia indígena tiene varias etapas, entre ellas está el aviso de la comunidad sobre un hecho delictivo, después se realiza la investigación y luego el encuentro o careo entre las personas afectadas.

Se procede a la organización de la asamblea y a la justicia indígena. Además, indicó que tratando de no vulnerar los derechos se hace un recorrido en las calles para que los habitantes conozcan al supuesto responsable del robo.

El presidente del cabildo Kichwa Otavalo dijo que este es un hecho que muchas veces sucede en días de feria. Jimbo hace un llamado a la ciudadanía para que exista conciencia de que robar está mal y no entra en los principio básicos.