14-05-2019 | 09:15
(I)

Índices de violencia, no bajan

Es importante que las personas que se consideren han sido violentadas pongan la denuncia en las entidades correspondientes como Policía y Fiscalía.

Ibarra. El Código Orgánico Integral Penal, COIP, en su artículo 157 tipifica el delito de la violencia psicológica leve y emite una pena privativa de libertad de 30 a 60 días.

La violencia psicológica, el robo y el hurto son los hechos más comunes en las fiscalías a nivel nacional.

Pero... ¿Qué se ha hecho ante esta realidad?.

Tratamiento. Fiscales y psicólogos del sistema judicial reconocen que hay problemas para medir el daño emocional en las víctimas.

Desde el Departamento de Violencia Intrafamiliar, DEVIF, de la Policía Na-cional, en Imbabura, se informó que las denuncias de hombres y mujeres, por diferentes tipos de violencia, han aumentado notablemente en relación a los dos años anteriores.

Acciones al respecto. “Estamos tomando acciones antes, durante y después de que suceda una agresión intrafamiliar. En ese sentido hemos tomado como medidas preventivas, las visitas a las personas que tienen boletas de auxilio”, dijo a Diario EL NORTE el capitán Carlos Rodríguez jefe del Departamento de Violencia Intrafamiliar de la Policía Nacional.

“Lo que hemos evidenciado en las visitas, es que en algunos casos los agresores previa denuncia y autorización de la misma víctima han regresado a convivir con la agredida, teniendo la medida de protección”, dijo la sargento segundo de Policía Mónica Fueltala, agente del Departamento de Violencia Intrafamiliar de la Policía Nacional de Imbabura.

Especialistas. Artículos de expertos sostienen que el maltrato psicológico en la pareja es un tipo de violencia, el más generalizado y sobre todo, el más normalizado. Es este un tipo de violencia apenas detectable, difícil de probar aunque su poder lesivo puede ser infinitamente superior al de la violencia física, mucho más obvia y donde la víctima acaba por tomar medidas para defenderse o protegerse. Es sutil, intermitente pero constante, lo que deriva en una gran dependencia emocional en quien lo sufre de la mano de una lenta, pero segura destrucción de la autoestima de la víctima.

Lo dijo en Ibarra. “No podemos esperar a que alguien más nos ayude.

Siempre tendemos a pensar que alguien tiene esa tarea, y no es así, cada una de nosotras debe luchar para cambiar la realidad que gira alrededor de cada mujer”, ese fue el criterio de la periodista Janet Hinostroza en una conferencia dictada hace poco en la ciudad de Ibarra.

En diálogo con EL NORTE, la periodista precisó que una de las principales preocupaciones a nivel nacional es “la ineficiencia de la justicia en torno a los femicidios o al maltrato intrafamiliar”. Recalcó que no se puede pedir un juez o un fiscal por cada mujer; lo que sí se puede pedir es que cada día existan menos casos de violencia.

El mes anterior. En Otavaslo solo en n abril en menos de 15 días se registraron cinco casos de violencia intrafamiliar en el cantón. Uno de ellos transcendió a lo mediático. Un sujeto fue detenido por unas horas tras agredir psicológicamente a su pareja e hija menor de edad.

Los otros casos, literalmente quedaron en el limbo tras no existir una acusación formal. Es por esto que desde el Consejo Cantonal de Protección de Derechos, CCPD, se busca crear una ordenanza para la prevención y erradicación de la violencia.