21-10-2019 | 12:29

En 19 delitos no se aplicará la “prelibertad”, según reforma

Es una de las reformas al Código Orgánico Integral Penal (COIP) aprobadas por la Asamblea Nacional y que están para aprobación del Presidente.

Ibarra. La figura conocida como “prelibertad” en el Código Integral Penal de Ecuador, que trata sobre la posibilidad de que las personas privadas de la libertad (PPL) salgan de prisión antes de que cumplan la sentencia impuesta, volverá a ser regulada.

Sistema. En el Código de Ejecución de Penas vigente hasta el año 2014 se establecía la prelibertad para los condenados por la justicia que llenaban los requisitos, en especial el haber cumplido el 40% de la sentencia.

Con la vigencia del Código Orgánico Integral Penal (COIP) hace cinco años, que reemplazó a la norma anterior, la “prelibertad” fue sustituida por tres regímenes: cerrado, semiabierto y abierto (art. 699).

Según explica el abogado otavaleño Andrés Pineda, el cerrado se cumple en prisión y durante esta etapa hace un plan individual para acceder al semiabierto

Para llegar a este segundo, el reo debe cumplir al menos el 60% de la pena. El resto lo hará fuera de la cárcel, pero se le coloca un dispositivo electrónico y se le impone medidas sustitutivas.

Este beneficio semiabierto conocido también como “prelibertad” se encuentra en vigencia para todos los detenidos. “Sin embargo, podría ser por poco tiempo más”, explica el profesional del Derecho.

Reformas. La razón, es que las reformas al COIP, aprobadas por la Asamblea Nacional en el mes de septiembre y que se encuentran para sanción del Presidente de la República, plantean una nueva regulación en este tema.

De ser aprobadas, los sentenciados por 19 tipos delitos no podrán acogerse a este beneficio para culminar la pena fuera de la cárcel.

En cambio, los internos que no estén sentenciados por estos delitos sí podrán acceder al beneficio que otorga la ley ecuatoriana, la “prelibertad”.

Vicepresidente. Este es el caso del exvicepresidente de la República, Jorge G., quien fue detenido el 2 de octubre de 2017 y está sentenciado a seis años de cárcel por asociación ilícita en el caso Odebrecht.

De considerar conveniente, al cumplir el 60% de la pena podrá acogerse al régimen semiabierto o “prelibertad”, porque el delito por el que está acusado no es parte de la lista prohibida.

A decir del abogado Pablo Acosta, con los seis años de pena impuesta al exvicepresidente, ya puede acceder al derecho a la “prelibertad”, pero, aclaró, que no hay nada decidido aún.

Estadística. Datos del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI) señalan que hasta septiembre de este año alrededor de 6 mil (PPL) ya cumplieron el tiempo y podían acogerse a la “prelibertad”.

Según Acosta, para esta entidad es un mecanismo que ayudaría a reducir la sobrepoblación carcelaria que bordea los 39.000 internos en todo el país.

Soluciones., El jurisconsulto Andrés Pineda cree que el problema carcelario en nuestro país es por falta de infraestructura y que el hacinamiento no se solucionará con esta reforma al COIP.

Indicó que pese al hacinamiento que hay en las cárceles del país no se puede otorgar el beneficio a personas que “cometieron actos de corrupción, atentaron contra la vida de otras personas o afectaron la integridad sexual, especialmente de niños y adolescentes, pues cometieron un acto execrable en contra de los ciudadanos”.

En cambio para el penalista Pablo Acosta, la aplicación correcta de la prisión preventiva es clave para bajar la población carcelaria en Ecuador.

No obstante, explicó que esta reforma al art. 698 del COIP sobre el régimen semiabierto o “prelibertad” es bien vista por la sociedad en general y lo va a aceptar. Esta figura legal tampoco se aplicará cuando un recluso se haya fugado del centro penitenciario y sea recapturado.