15-07-2019 | 16:57
(I)

El GEA tiene a su representante en mundial ISKA

Además de ser un destacado deportista, el agente de seguridad penitenciaria se encarga de capacitar a sus colegas en temas de defensa personal.

Ibarra. Cuando inicia el descanso de las personas privadas de libertad, la jornada deportiva de Diego Quelal recién empieza. Mientras los internos duermen, recorre el Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas de Ibarra y cumple con sus estrictos entrenamientos, cuando está de turno.

Experiencia. Sus 13 años de trayectoria deportiva le han permitido ser reconocido, a nivel nacional, como uno de los agentes penitenciarios más destacados y por ello forma parte del Grupo Especial Alpha (GEA), la unidad especializada para actuar en casos de emergencia en el sistema carcelario.

El agente de seguridad penitenciaria no descuida un día sus entrenamientos, especialmente en los últimos meses luego de enterarse que fue llamado a participar en el Torneo Mundial de Kick Boxing, organizado por la Internacional Sport Kickboxing Association (ISKA).

El evento se desarrollará del 6 al 9 de noviembre en Quito, en todas las modalidades, en las categorías prejuvenil, juvenil y adultos.

Para Quelal, alcanzar este título, le llevaría a la cúspide de su carrera deportiva. Meses de preparación, estrictas dietas y el apoyo fundamental de su esposa Sonia y sus tres hijos, son la clave para que el penitenciario pueda consagrarse en la competencia.

“Nos preparamos para hacer una buena participación, en el ranking clasificatorio, Ecuador está primero y esperamos llevarnos varios títulos, aprovechando que pelearemos en casa. La próxima meta sería continuar preparándome para participar en peleas profesionales “, dijo Quelal, que también practica jiu-jitsu, K1, lucha olímpica y judo.

Su rutina. Para el agente las horas de descanso son muy importantes, a pesar de que sólo puede cumplirlas cuando se encuentra en sus días libres. Su jornada inicia todos los días a las 04:30, corre varios kilómetros antes de ingresar a su trabajo.

“Es bastante complicado organizar el tiempo entre el trabajo, el deporte y la familia. Cuando estoy franco entreno tres veces al día para cumplir con las rutinas que no puedo realizar los días que permanezco de guardia. Las artes marciales requieren de mucha disciplina y concentración y en eso me enfoco día a día”, explicó el agente.

Profesional. Hace casi ocho años Quelal se convirtió en agente de seguridad penitencia. Él afirma que ser deportista es muy necesario en su trabajo, porque en su conflictiva labor, es indispensable estar preparados en temas de defensa personal. “Saber actuar en situaciones complejas, disminuye notablemente el riesgo de que seamos agredidos por los internos en amotinamientos, que suelen ocasionarse de forma frecuente”, aseguró.

“He trabajado en varios centros de rehabilitación del país, aunque estar preparado no me ha librado de graves agresiones en amotinamientos. Por mi experiencia puedo capacitar al personal penitenciario en temas de defensa personal, y mis conocimientos también los he transmitido a las unidades especiales de la Policía Nacional”, comentó.

Quelal aspira, en el ámbito profesional, seguir trabajando con responsabilidad para obtener un ascenso, cuando las autoridades decidan jerarquizar al sistema penitenciario.

También explicó el honor que siente ser parte del GEA, la unidad especial encargada de realizar traslados a personas en conflictivo con la Ley, consideradas de máxima seguridad vía terrestre y aérea.

Los GEA también incursionan en motines y situaciones de extrema emergencia en las cárceles. “En la actualidad estamos realizando traslados, en coordinación con los grupos élites de la Policía Nacional. En los próximos días me dirigiré a Quito para capacitar al personal a nivel nacional, en defensa personal, procedimientos especiales, derechos humanos y cómo reaccionar en situaciones de crisis”, concluyó el agente penitenciario y se dirigió al patio principal del centro carcelario de Ibarra para continuar con sus labores.