10-06-2019 | 00:00

¡Delitos de violación... no paran!

Muchas de las órdenes de arresto dictadas por los tribunales, en el país, responden a casos en los que el delito ha sido cometido en circunstancias flagrantes.

Ibarra. La propuesta para que los delitos sexuales contra menores no prescriban fue aprobada el 4 de febrero del 2018, con más del 73% de la votación. Esto ha sido favorable desde aquel entonces; sin embargo los delitos sexuales en donde las víctimas son los niños y adolescentes siguen vigentes, Imbabura no ha sido la excepción.

Estadísticas en 2018. De acuerdo a las estadísticas que fueron entregadas por la Dinapen en la provincia de Imbabura, en el año anterior, se registraron decenas de casos relacionados a delitos sexuales en sus diferentes tipos, es así que se identificaron 62 casos de abuso sexual, cinco casos de acoso sexual y 34 casos de violación, todos en ese año.

Además se informó que existieron 17 casos de auxilio inmediato con cinco personas detenidas en flagrancias en casos de violación y abuso sexual.

Además se dio a conocer que de este total de casos, siete corresponden a instituciones educativas, las cuales estarían en investigación por la instancia correspondiente.

Investigación. Hasta febrero de este año la Fiscalía había entregado 128 de denuncias de delitos sexuales a la Dinapen para que se investiguen. Pero a esta cifra se sumaban 32 casos que la Dinapen los tiene dentro de lo que son delitos flagrantes o que la denuncia llega directamente a la Fiscalía. Es decir hasta esa fecha Dinapen Imbabura había receptado 160 denuncias en total, de delitos sexuales.

Hasta esa fecha igualmente no se han presentado denuncias de delitos sexuales cometidos dentro de instituciones educativas, eso a decir de las autoridades es positivo.

Casos que no hay que olvidar. Fue en noviembre del año 2017, en el que se cometió un delito totalmente reprochable en una Unidad Educativa de la parroquia de Caranqui, un niño de siete años, abusado por un docente de la institución educativa.

El tema llegó hasta las instancias investigativas por parte de la Fiscalía, en el plantel no quisieron pronunciarse mientras los padres exigían justicia.

A finales del año anterior. Con la presencia de aproximadamente 50 testigos inició a finales del año anterior la audiencia de juzgamiento de José Antonio F., acusado de abusar sexualemente de una menor de seis años en una unidad educativa particular de Ibarra. El acusado trabajaba en la institución católica como conserje y fue detenido por miembros de la Policía Nacional, luego de que el caso fuese conocido por la Fiscalía de Imbabura.

La menor abusada, quien en ese entonces cursaba el segundo año de educación básica, fue cambiada de plantel luego de que sus padres denunciaran el caso.