13-07-2019 | 08:30

Arcom ingresa a las minas y contabiliza el decomiso

En los primeros 12 días de intervención se retiraron del lugar 2 800 bultos de rocas mineralizadas y equipos utilizados en el procesamiento del oro.

Urcuquí. Han pasado ya 13 días desde que el presidente del Ecuador, Lenín Moreno, decretó el Estado de Excepción en la parroquia de Buenos Aires y la Agencia de Regulación y Control Minero, Arcom, realizó el decomiso de un total de 2 800 bultos de rocas mineralizadas y 327 equipos utilizados en el procesamiento del mineral.

Los trabajadores ilegales que se asentaban en la zona, utilizaban generadores, taladros, soldadoras, motores eléctricos, bombas de agua, poleas metálicas, crisoles, tanques de oxígeno, entre otros implementos, para extraer de las rocas el oro.

La Arcom continuará con el operativo en los próximos días para retirar el material (compuesto de sulfuros asociados al oro y la plata), la maquinaria que está en la zona, y, así desmantelar el sitio en el que se realizaban actividades de minería ilegal.

Declaración. Andrea Cárdenas, directora ejecutiva de la Arcom, indicó que la institución cumple un trabajo coordinado con Policía Nacional, Fuerzas Armadas, Ministerio de Ambiente, Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias y la Secretaría Nacional del Agua, con el objetivo de erradicar la actividad ilegal minera en la zona.

“Durante la intervención también se encontró material mineralizado triturado y recién fundido, piscinas con desechos químicos y residuos mineros (relaves), utilizados para la obtención de barras de oro. Además se evidenció indicios de trabajo con cianuro, soda cáustica, ácido nítrico y mercurio, que son químicos altamente contaminantes”, agregó la directora en un comunicado oficial.

Según la Ley. Cárdenas también dio a conocer que estas actividades se realizan en cumplimiento del artículo 57 de la Ley de Minería, que señala que los bienes, maquinaria, equipos, insumos y vehículos que sean utilizados en actividades ilegales o no autorizadas de explotación, beneficio o procesamiento, fundición, refinación y comercialización clandestina de sustancias minerales, serán objeto de decomiso especial, incautación, inmovilización, destrucción, demolición, inutilización o neutralización, según el caso, que ejecute la Agencia de Regulación y Control Minero.