11-09-2019 | 08:30

Apelación de policía no pasó y será juzgado por tentativa de femicidio

Aunque la defensa del agresor trató de cambiar la figura jurídica esta no pasó. La familia de Ana Belén esperan que este caso no quede en la impunidad.

Tulcán. “Queremos justicia. Queremos justicia”. Fue el estribillo que se sonó ayer en las afueras de la Corte Provincial del Carchi.

Cerca de 30 personas entre amigos y familiares de Ana Belén MM, llegaron hasta la casona judicial.

El objetivo era conocer la diligencia judicial que la defensa del Policía Byron RM interpuso sobre el tipo de delito.

Antecedentes. El uniformado enfrenta un proceso por tentativa de feminicidio, sin embargo su defensa intentó cambiar esa figura. Tras dos horas de diligencia judicial, la propuesta de Byron RM no pasó. La decisión desató la alegría entre los seguidores de Ana Belén MM que buscan llegar hasta las últimas consecuencias.

Byron RM, cabo segundo de la Policía Nacional y padre de sus tres hijas, la agredió brutalmente a tal punto que la tiene entre la vida y la muerte. Los hechos se registraron sobre las 23:30 de ese fatídico 19 de agosto en la ciudadela Kennedy.

Tras la agresión el sujeto huyó pero horas después fue detenido. Desde ese momento Ana Belén, quien volverá este a cirugía se ha convertido en el símbolo de la violencia intrafamiliar. Autoridades locales y personalidades nacionales se han solidarizado con la mujer de 29 años que se aferra a vivir.

Por buen camino. “La lucha debe continuar. No es una lucha de mujeres contra los hombres. Es una lucha de las personas justas contra los injustos”, señaló Juan Carlos Navarro, allegado de Ana Belén quien llegó desde Quito para seguir de cerca la audiencia que fue privada.

“Él, siempre la maltrataba delante de las hijas. Ella siempre se recorría donde nosotros, este señor le pegó a mí mami y mi abuelito”, explicó Andrés Chamorro, primo de la víctima.

Belén es una madre cabeza de hogar con tres hijas de 11, 9 y 5 años.

De acuerdo a la resolución del Junta Cantonal de Derechos de Tulcán. Dos de las menores seguirán bajo la custodia materna. Mien-tras la hija menor está con la abuela paterna.