Su padre lo abandonó en la puerta de una casa de acogida

Ibarra. Aproximadamente a las 03:46 de ayer, el llanto desesperado de un bebé alertó a la trabajadora de una casa hogar. Se trató de un bebé que fue abandonado en las afueras de un centro de acogida y que, de inmediato, fue puesto a buen recaudo.

El hecho se registró en las calles Río Lita y Río Upano, en el sector de Los Ceibos. La trabajadora de la casa hogar de la Fundación Cris-to de la calle, Gladys M., relató a los miembros policiales que aproximadamente a las 03:40 escuchó el llanto de un bebé y se levantó de inmediato a ver que sucedía.

Más detalles. Cuando llegó a la puerta del lugar, encontró abandonado a un niño de cinco meses de edad, envuelto en una cobija, junto a una maleta de ropa sucia y una nota que decía “soy un buen padre, pero no sé qué hacer con mi hijo”.

Personal policial de la Dirección Nacional De Policía Especializada para Niños, Niñas Y Adolescentes (Dinapen) llegó al sitio para tomar procedimiento. El pequeño fue llevado hasta una casa de salud para precautelar la integridad física, psicológica y sexual.

Luego de chequeo médico, los agentes policiales le dejaron ingresado en la casa de acogida, donde será cuidado y atendido, según las necesidades de un niño de su edad.

Proceso. El menor, si es que no aparece algún familiar que pueda hacerse cargo de su cuidado responsable, podría ingresar en un programa de adopción.

Según el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), para dicho proceso las personas deben cumplir con requisitos como estar domiciliados en Ecuador, ser legalmente capaces, ser mayores de 25 años, tener una diferencia de edad no menor de 14 ni mayor de 45 con el adoptado (requisito no se aplicará a los casos de adopciones entre parientes). Además deben gozar de salud física y mental adecuada para cumplir con las responsabilidades parentales y disponer de recursos económicos indispensables.