Su objetivo: compartir saberes ancestrales

saberesOTAVALO. La Federación de Pueblos Kichwas de la Sierra Norte del Ecuador, FICI, por el Día Mundial de la Alimentación que se celebra el 16 de octubre de cada año, organizó una feria de gastronomía, con la participación de los pueblos Natabuela, Otavalo, y Cayambis.

Pequeños productores se concentraron en el parque Bolívar, el cual fue el escenario propicio para que la ciudadanía deguste de comida ancestral. El objetivo principal fue concientizar a la gente en el cambio de sus hábitos alimenticios, pues toda la comida que vendieron los emprendedores tenían poderes nutricionales.

Según Rocío Cachimuel, presidenta de la CHIJALLTA FICI, dice que en los últimos años ha reducido el consumo de los productos propios de la zona, como el melloco, el berro, papas pepa zapallo, de zambo, entre otros. ‘‘Nosotros queremos que la ciudadanía conozca el contenido nutricional que tienen estos productos y lo importante que son para la salud’’, manifiesta Cachimuel.

Con esta iniciativa también se contribuye a fortalecer la economía de las familias otavaleñas. Participaron personas de San José de Quichinche, Miguel Egas y San Pablo de Lago. ACOGIDA Hubo una gran concurrencia de gente que se acercó a cada puesto a degustar de la comida tradicional. El propósito de los emprendedores también fue compartir con la gente sus saberes ancestrales, pues querían que conozcan los productos, enseñarles a cómo preparar, y promover el consumo de comida saludable.

En total hubo diez stands donde se podía encontrar mote casado, colada de mashua, colada de maíz con leche, tortillas de tiesto, habas y tostado de dulce, jugo de jícama, papas con nabo, colada de quinua, papas con nabo y tostado, papas con berro, champús, pan, cuy, entre otros platos típicos. Rosa María Anrango, comunera de San Francisco de La Rinconada, dice que es importante que la ciudadanía conozca como se alimentaban sus antepasados con comida milenaria.

Rosa vendió en la feria habas con tostado de tiesto, a 50 ctvs., precio accesible para el público. Anrango asegura que ha criado a sus hijos consumiendo mellocos, chochos, habas, tostado y más. Ella es una mujer muy sabia, pues sus conocimientos le han ayudado a prevenir enfermedades.