Su Navidad la pasarán en una sala de hospital

Ibarra. En el Hospital San Vicente de Paúl muchas personas entre médicos, enfermeras (os), residentes, asistentes y personal de seguridad la noche buena y Navidad la pasaran trabajando.

Pero junto con ellos decenas de pacientes allí ingresados también lo harán y no solo ellos también sus familiares.

Un equipo de Diario EL NORTE llegó hasta el último piso de esta casa de salud para conocer a los padres y madres de familia que pasarán esta Navidad y quien sabe hasta el año nuevo ingresados en una habitación del área de pediatría, acompañando a sus hijos de una u otra manera están siendo atendidos en esta casa de salud.

Testimonio 1. Verónica Cuatín junto a su esposo (foto 1) se encuentran en el área de Pediatría del Hos-pital San Vicente de Paúl. Ellos están desde el domingo acompañando a su pequeña hija, la cual padece de una infección y será dada de alta en no menos de 48 horas, por lo que los padres de Maolis Benalcá-zar junto con sus progenitores hoy la Navidad la pasarán en una sala de hospital.

“Es la primera vez que voy a pasar con mi hija y mi esposo en una casa de salud, pero así nos toca con tal de que mi hija se recupere”, dijo la ciudadana.

Testimonio 2. Gabriela Gó-mez es otra madre de familia, ella ya está varios días con su hijo, Elías Castro, en una sala del Hospital San Vicente de Paúl.

“Mi hijo tiene un cierto grado de desnutrición y también presenta un cuadro de epilepsia, yo estoy desde el miércoles de la semana anterior. Hasta ahora no me han dicho cuándo le van a dar de alta a mi hijo, lo que se es que tienen que hacerle un sinnúmero de exámenes y por eso no solo Navidad la pasaré aquí con mi niño, será también fin de año. El año anterior estuve en una casa de salud con mi hijo mismo, él tiene dos añitos de edad”, dijo Gabriela Gómez a ella le acompañaban en ese momento dos familiares.

La madre de familia casi no tiene ningún familiar en Ibarra, ella proviene de Chontal Alto, comunidad que pertenece a la Zona de Íntag, en el cantón Cotaca-chi. Desde este poblado hasta llegar a Ibarra se tiene que recorrer una distancia de tres horas y media aproximadamente.

Testimonio 3. Pero unos cuantos metros más allá en otra sala de la misma área de salud encontramos a Susana Perugachi Suárez, ella está desde el pasado sábado por la noche acompanando a su hija Leila San-tacruz de 8 años de edad, quien está ingresada en el hospital San Vicente de Paúl.

“Mi hija tenía síntomas de dolores de cabeza, dolor de estómago, entonces los médicos luego de hacerle algunas valoraciones determinaron que era apéndice y le operaron, por lo tanto nol e dan el alta y es posible que Navidad pues la pasemos aquí en la sala del hospital”, dijo la madre de familia.

Susana dice que es la primera vez que pasa Navidad en un centro médico; pero le acompañan varios de sus familiares, ellos son oriuendo del cantón Otavalo. Al-gunas autoridades de la provincia se han hecho presentes con obsequios y sobre todo con llevar alegría y tratar de subir el ánimo a aquellas personas que se encuentran ya varios díaso quizá meses sobre un camilla.

En los pasillos del Hospital se observa a personas con regalos y obsequios, son familiares que tienen en el resto de áreas a familiares que están ingresados por diferentes circunstancias y dolencias.

Tiene relación. Con la llegada de la Navidad también surgen las personas que piden regalos y caridad en las calles. Debido a esto, el MIES (Ministerio de Inclusión Económica y Social) activa una campaña especial para erradicar la mendicidad. Es por ello que durante los días previos a Navidad se realizaron colectas de víveres, ropa y juguetes con el fin de llegar a los sectores que más lo necesitan y entregar un presente a los niños, adultos mayores y personas con discapacidad.

Varias actividades también se han realizado en las casas de salud pública de la ciudad.