Su condena supera los 15 años y sienta un precedente

Miguel Muñoz Oviedo y Nidia Enríquez Mejía fueron condenados por el tráfico de sustancias ilícitas.  La pareja de origen colombiano recibió una condena de 17 años y 4 meses de privación de la libertad. Es la primera condena que supera los 15 años en lo que va del año que resuelve la Unidad Judicial de Garantías Penales de Tulcán.

Ellos fueron detenidos el 15 de Agosto de 2019 a las 17:30. Un operativo de rutina que se realizó en el control sur por parte de los Agentes de Antinarcóticos puso al descubierto el ilícito. La protuberante figura de la mujer causó sorpresa entre los agentes de Antinarcóticos en el Control Sur que realizaron la inspección. Las sospechas surtieron efecto y descubrieron de 1.336 gramos de heroína.

La mujer extranjera llevaba adheridas a su cuerpo 99 cápsulas de forma cilíndrica, cubiertas con cinta de embalaje color crema. Ella, junto a su acompañante, fueron detenidos al instante. Aunque ella en un momento trató de deslindarse de las responsabilidad, su testimonio no concordó con lo asegurado por su acompañante.

Proceso judicial
La pareja tenía previsto llegar a San Gabriel a bordo del taxi que tomaron al norte de Tulcán. La idea era pasar el control de manera desapercibida para abordar un bus en San Gabriel que los llevará directamente hasta Quito.

“Al realizar una inspección personal se logró encontrar adherida a su cuerpo una faja color negro en cuyo interior contenía 99 cápsulas de forma cilíndrica cubiertas con cinta de embalaje color crema.

En su interior se observó una sustancia color marrón con características a estupefaciente que a la prueba de campo dio resultado preliminar para heroína con un peso bruto de 1.336 gramos y como peso neto de 1.168 gramos en gran escala”, explica el informe oficial.

Con este operativo se logró sacar de circulación 38 mil 894 dosis de heroína, que en el mercado ilegal, bordearían los 20 mil dólares.

En cuanto a la reparación integral, según lo dispuesto en el Art. 78 del COIP, se establece que con la presente sentencia condenatoria se cumple con este derecho de las víctimas. “Hágase conocer de esta resolución al señor Director del Centro de Privación de la Libertad de Personas Adultas en Conflicto con la Ley Penal, de esta ciudad de Tulcán”, destaca la sentencia.

Además se ordenó la destrucción de las muestras testigos de la sustancia estupefaciente incautada, conforme a lo prescrito en el Art. 622 numeral 9 del Código Orgánico Integral Penal ecuatoriano.