Stephen Hawking es la inspiración de muchos jóvenes como Carlos Obando

Ibarra.- “El legado que deja es que el universo es entendible para todos y no solo para los genios.

Estoy seguro que con el pasar de los años habrán nuevos científicos que van a demostrar las ecuaciones de Hawking”, dijo Carlos Obando, un apasionado de los libros del físico, quien falleció a los 76 años en su casa de Cambridge, Reino Unido.


Carlos ha leído siete libros, para él ha sido un hobby que se convirtió en pasión y cada vez ha investigado más sobre el científico.


‘El universo en una cáscara de nuez’ publicado en 2001 es uno los libros que más le ha llamado la atención. “Es una manera de entender ilustrativamente cómo se detiene el tiempo o se deforma el espacio-tiempo, son situaciones interesantes y la realidad es más increíble que la ciencia ficción y eso explican estos libros”.


Carlos aprendió de Hawking que a pesar de tener una discapacidad siguió adelante. “No se detuvo frente a tremendo obstáculo, él en su mente fue libre de explorar el universo y sacar más de una docena de libros, eso me motiva a seguir adelante y no hay pretextos para no crecer”.

Breve historia.- El científico pasará a la historia, entre otros méritos, como creador de la teoría del “big bang”, término con el que se refirió al origen del espacio y el tiempo, pero también fue un estudioso de los agujeros negros que, según expuso, no son completamente negros ya que emiten radiación.


A pesar de todas sus limitaciones (su dolencia solo le permitía escribir tres palabras por minuto) Hawking consiguió convertirse en una autoridad respetada en su campo, además de llegar a ser el científico más famoso del mundo.