Soy maestro

david ruizSoy maestro por vocación, no por equivocación ni por conveniencia. Soy maestro todo el tiempo, durante las horas que mal me paga el gobierno, y hasta en las horas que no me paga el gobierno. Soy maestro y me debo a mi patria, no al gobierno de turno.

Soy maestro y nadie me regaló mi puesto de trabajo, tengo un puesto porque tengo derecho al trabajo y la preparación suficiente para ejercerlo. Soy maestro y me siento orgulloso, porque ejerzo la “profesión de profesiones”, aunque de todas las profesiones sea la peor remunerada.
Soy maestro y cumplo a cabalidad mi trabajo, aunque el gobierno no cumpla conmigo (a algunos maestros, el gobierno nos debe 3600 dólares y a otros 4800 dólares, por haber obtenido calificaciones muy buenas y sobresalientes en las evaluaciones). Soy maestro y me emociona escuchar el himno que escribiera Pablo Hanníbal Vela, hermoso himno: “Gratitud al maestro que alumbra nuestra vida y la llena de estrellas, gratitud de la Patria que en ella ve otro cielo en palabras de luz…”; aunque el actual ministro de Educación diga que “ese himno es lacerante”, porque según él, los maestros pedimos que “reconozcan nuestro esfuerzo”.
Los maestros no pedimos a nadie que reconozca nuestro esfuerzo, bastaría con que el gobierno no nos maltrate. Los maestros creemos, como Séneca, que, “la recompensa de la acción virtuosa es haberla realizado”. El bien está hecho, ¡y punto! Soy maestro y quiero una revolución en mi país, pero una verdadera revolución. Soy maestro y enseño la verdad, y por lo mismo, detesto las mentiras, sobre todo, las mentiras oficiales, porque son verdaderas armas de destrucción y envilecimiento masivos. Soy maestro y sé de educación, y por lo mismo, me duele lo que le hacen a la educación.
Soy maestro y quiero lo mejor para mis estudiantes, y por eso me duele lo que el gobierno hace con ellos. Soy maestro y respeto a las demás profesiones, y por eso me molesta que no se respete a mi profesión, y se llame a que cualquiera diga “quiero ser maestro”. Un abrazo, colegas maestros y maestras, en nuestro día.

David Ruiz Sevilla
davidruizsevilla@hotmail.com