Detuvieron a un sospechoso por hurtar en un local de ropa

ANTONIO ANTE.- Un ciudadano aprehendido y más de una docena de prendas de vestir recuperadas, fue el resultado de un operativo ejecutado por el personal uniformado del Grupo de Operaciones Motorizadas y Policía Judicial, en el cantón Antonio Ante.

Los agentes se apostaron en las calles Espejo y Río Amazonas, en donde identificaron al hoy detenido en actitud sospechosa.

Detalles
Según el reporte policial, aproximadamente a las 11:30 del último viernes, los agentes se encontraban en el centro de Atuntaqui, en donde identificaron al ciudadano, quien estaba bajo una actitud inusual, por lo que se le acercaron y mencionó ser oriundo de la ciudad de Quito y se encontraba en la provincia realizando unas compras.

De inmediato le solicitaron su documentación y en el sistema informático comprobaron que registraba algunas detenciones anteriores, por lo que revisaron el automóvil y descubrieron que había varias prendas de vestir nuevas, de las cuales no justificó su procedencia.

Los uniformados tomaron varias fotografías y un video y se trasladaron al almacén de donde pertenecerían las chompas para comprobar el delito.

El negocio está ubicado en las calles Bolívar y Amazonas y, cuando llegaron, la joven que atendía en el lugar reconoció plenamente las prendas. Además informó que, aproximadamente las 10:15 del mismo día, llegaron al almacén cuatro personas y un niño, tres mujeres y un señor vestido con una chompa negra, y se hurtaron la vestimenta.

Enseguida le mostraron la fotografía del sospechoso, al que reconoció plenamente, asegurando que cada prenda de vestir está valorada en 23 dólares.

El hecho fue informado al fiscal de turno, quien dio luz verde a la detención del ciudadano que fue identificado como Carlos Edison T., de 45 años de edad y nacionalidad ecuatoriana.

Las prendas de vestir hurtadas y el vehículo en que se movilizaba el sujeto fueron trasladadas hasta el Centro de Acopio de Indicios y Evidencias de la Policía Judicial de Otavalo, mientras el ciudadano fue llevado hasta una casa de salud de la localidad, en donde extendieron el certificado médico, que legalizó su detención y judicialización.