Sombrero de paja toquilla

El Ecuador se especializa en confeccionar finas variedades de sombreros, cumpliendo altos estándares y exigencias a nivel internacional, como es el sombrero de paja toquilla, popular alrededor del mundo, llevando el nombre de “Panamá Hat” o sombrero “Panamá”, éste es ciento por ciento ecuatoriano, país donde se cultiva la “carludovica palmata”, nombre científico de la paja toquilla, planta herbácea relacionada con la palma, conocida también como “jipijapa”. Desde el 5 de diciembre de 2012, esta indumentaria es parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, expresando “la cultura milenaria y ancestral del Ecuador, un país que ama la vida”. El sombrero de paja toquilla es elaborado artesanalmente por hábiles manos de mujeres y hombres de Montecristi, Jipijapa en Manabí y en Cuenca. En torno a su origen, referentes históricos señalan que se remonta al Período Formativo (3500 a.C–500 A.C), representado principalmente por las Culturas Valdivia y Chorrera. La elaboración del sombrero toma de dos a seis meses, desde la recolección de la materia prima hasta su tejido. La paja toquilla es una especie de palma sin tronco, cuyas hojas en forma de abanico emergen desde la tierra, se elabora con la parte interna de color blanco, marfil o perla. Los artesanos que se dedican a este arte retuercen la paja entre sus dedos, con el tesón y la delicadeza que se requiere para lograr un producto de fama mundial.