Somalia y la hambruna

En medio de tantas noticias tristes, de tanta incomprensión y violencia, de tantos intereses en juego que rondan por el mundo, hay también esperanzadoras noticias que permiten mirar un futuro digno y humano en territorios que buscan salir, no solo de la pobreza… sino de la hambruna.

La página ‘Te interesa.es’ hace referencia a que “el número de personas que sufre hambruna en Somalia ha descendido a su cifra más baja desde que se declaró la crisis en 2011 gracias al aumento de lluvias, bajada del precio de los alimentos y a la respuesta humanitaria continua…”. Está claro que la naturaleza se encarga en muchos de los casos de dar respuestas ante lo inesperado. La nota que se basa en  el informe conjunto que han publicado la Unidad de Análisis de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición (FSNAU) -cuya gestión corre a cargo de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)- y la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET), indica que “se estima que al menos 870 000 personas estarán en crisis y necesitarán ayuda humanitaria de emergencia de agosto a diciembre de 2013”. Pese a estos datos positivos, las organizaciones advierten que cerca de 2,3 millones de personas más necesitan ayuda urgente y que un tercio de la población de Somalia está clasificada en la segunda fase del índice IPC, inseguridad alimentaria crónica. Todavía no se puede cantar victoria.