Solsticio y violencia

Como comentaba en un artículo de opinión, la celebración del Inti Raymi se desvirtúa catastróficamente. Muertos, heridos, intoxicados, vandalismo, saqueos, borracheras, sangre y terror, es el resultado de la última “Fiesta del Sol” en la provincia de Imbabura. Es uno de los típicos choques culturales resumidos en caos y confusión.Por un lado una mítica fiesta ancestral autóctona, por otro lado la violencia pandillera importada a nuestras comunidades; por un lado la chicha de jora, por otro el alcohol y las drogas; por un lado la fuerza y la rebeldía propia de la época, por otro las armas desquiciantes disparando a diestra y siniestra.

En la “pelea” ocurrida en el sector de San Juan Capilla de Otavalo, ha sabiendas de que ocurrirían desmanes propios de la época, se pudo constatar la ausencia de efectivos policiales previo al inicio de los actos violentos. Por favor, autoridades de la provincia y los cantones, les planteo una pregunta: ¿Quiénes son los responsables de garantizar la seguridad ciudadana? No quisiera que por ahí una “mente lúcida” me conteste: “todos nosotros”.

Quien disponga de la fuerza pública deberá ser más responsable con la integridad de mujeres, ancianos y niños; varios de ellos afectados gravemente en los últimos enfrentamientos. Estos excesos que manchan la celebración del solsticio de junio, deben ser detenidos de inmediato, antes de que se tornen incontrolables. Sugiero humildemente, en el caso de la ciudad de Cotacachi, se clausure por uno o dos años la plaza principal, hasta que los dirigentes de las comunidades se responsabilicen de sus actos y se autoprohíban el uso de piedras, fuetes de acero y cualquier tipo de armas en el baile del Inti Raymi.

En el caso de San Juan Capilla se debe reforzar la presencia policial y prohibir conjuntamente con los priostes u organizadores, el ingreso a la plaza de grupos o comunidades plenamente identificados, que siempre incitan a la violencia y al enfrentamiento. A los correctivos del Inti Raymi, sí podemos aportar todos.. 

Raúl Amaguaña Lema.
raulamaguana@gmail.com