La solidaridad sigue firme en la parroquia de Caranqui

Ibarra. La solidaridad en la parroquia de Caranqui se hizo presente este fin de semana. Representantes de los diferentes barrios caranqueños, en el sur de Ibarra se organizaron para entregar el kit de alimentos a las personas más necesitadas de cada localidad.

Ha pasado poco más de 60 días desde que se decretó la emergencia sanitaria, por parte del Gobierno Nacional y la gente sigue uniendo esfuerzos para sobrellevar esta crisis por el Coronavirus.

La Junta Parroquial de Caranqui

Esta es una iniciativa que parte de un consenso con cada representante barrial. En vista de que la paralización de ciertas actividades y el confinamiento social que ha dejado a muchas familias en la absoluta pobreza se decidió destinar una parte del presupuesto participativo para la adquisición de estos productos, elaboración de los paquetes y su distribución.

Todas las acciones estuvieron bajo la veeduría de una comisión de Participación Ciudadana del Municipio de la ciudad.

La jornada
La actividad comenzó el pasado sábado con la recepción del material, bajo la atenta mirada de un representante de cada uno de los barrios que conforman una de las parroquias más grandes de Ibarra.

Al día siguiente desde las 07:00 arrancaron con la distribución de los más de tres mil kits en base a un listado que entregó cada barrio y que fue enviado al Ministerio de Inclusión Económica y Social para su revisión.

Con vehículos de los Bomberos, EPM Movidelnorte y Fuerzas Armadas comenzaron a cargar el material que estaba destinado a las personas de atención prioritaria como adultos mayores, personas con discapacidad y en extrema pobreza.

Richard Tixilima, presidente del barrio La Candelaria de Caranqui fue uno de los veedores de este proceso. En su sector 150 familias recibieron esta ayuda.

En tanto que, Adolfo Angamarca, presidente de la Junta parroquial lamentó que muchas personas se hayan quedado ron fuera de la lista recibida por el MIES en una parroquia que tiene aproximadamente 40 mil habitantes, pero no descartan coordinar nuevas entregas en la parroquia.
En una segunda etapa se espera dotar de mascarillas, gel antiséptico y guantes, a los mismos sectores.