Sobrevivientes de la San Gabriel toman un nuevo respiro por su caso

Otavalo. Tranquilidad e impotencia. Eso sintieron ayer los sobrevivientes del accidente de la cooperativa San Gabriel, tras conocer de la detención de Jairo Da-vid Pérez.

Actualidad. La noticia les cayó como balde de agua fría. Al hombre de 27 años, lo señalan como el autor de sus desgracias.

Ellos ratifican que él, manejó el bus aquella trágica noche del 24 de septiembre de 2017, donde fallecieron 14 personas y otras más quedaron heridas.

Reacciones. “Me da algo de tranquilidad, sé que ahora sí se podrá hacer justicia. Pero igualmente nada será lo mismo”, comentó Sofía Ortega, una de las sobrevivientes al accidente.

La mujer de 19 años perdió a su madre Regina Arcos, aquella noche. Mientras su hermana Gabriela Ortega y su sobrina Camila Ramírez, que también viajaron sobrevivieron milagrosamente. Han pasado 20 meses (610 días) y las heridas se ahondan entre las víctimas y sus familiares.

Superación. Sofía luce fuerte y llegó con sus hermanos hasta la Casa Judi-cial, para ver de nuevo al hombre que le cambió su vida. Su recuperación es larga y tediosa, pero eso no la desanima pues sabe que con la ayuda de los profesionales, que la atienden volverá a su normalidad. Sueña con trabajar y seguir sus estudios. El accidente de la cooperativa San Gabriel, hasta el momento es uno de los más trágicos en los últimos años en el cantón.

Por este caso hay un sentenciado. Joffre Cruz Ochoa, recibió una pena de cinco años por el delito de muerte culposa.

Tras un largo proceso judicial se determinó que él manejaba el bus a la hora del volcamiento.

De acuerdo al informe de los peritos, el accidente ocurrió por una falla mecánica imprevisible, que originó una fractura estática de un resorte de la bomba de aire. Esto conjugado con el factor humano, desencadenó uno de los accidentes de tránsito más trágicos en Imbabura en los últimos años.